El Pleno del Ayuntamiento aprueba medidas para impulsar la función social de la vivienda y reactivar Emvisesa y el Consejo Municipal de la Vivienda.

El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó el pasado martes 24 de noviembre por amplio consenso un paquete de medidas para impulsar la función social de la vivienda, que incluyen elaborar un plan municipal específico, intensificar la actividad propia de Emvisesa, incentivar la participación en las políticas locales de vivienda y establecer contactos con bancos para evitar los desahucios en la ciudad.

En sesión extraordinaria, el Pleno ha dado su visto bueno a 57 de las 60 iniciativas elevadas para su debate por los grupos municipales de Izquierda Unida, Participa y PSOE, e incluidas en seis propuestas. Tanto el portavoz del PSOE y del gobierno local, Antonio Muñoz, como el concejal delegado del área de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, han agradecido las aportaciones realizadas y también el amplio consenso logrado para afrontar un problema, el de la vivienda, que es “junto con el desempleo” el más acuciante de Sevilla.

El primer paquete de medidas hace referencia a políticas urgentes para defender el derecho a una vivienda digna, que propone la creación de una oficina específica, el asesoramiento legal y jurídico para aquellas personas que tengan problemas con su alojamiento, la asistencia social y psicológica para las mismas, la elaboración de un censo de viviendas vacías de bancos y promotoras inmobiliarias, no poner recursos municipales al servicio de las órdenes de desahucios, requerir a Emvisesa el Plan de Acceso a una Vivienda Digna, establecer un protocolo con los juzgados sevillanos para un cauce de comunicación en materia de desahucios y negociar la suspensión de éstos durante los meses de invierno y el seguimiento de las actuaciones a través de un Consejo Municipal de la Vivienda.

El segundo grupo de iniciativas aborda el diseño de un Plan Municipal de Vivienda y Rehabilitación por un periodo de cuatro años (2016-2020), redactado en consenso con el Consejo Municipal de la Vivienda y que incorpore, entre otras líneas, actuaciones que faciliten el acceso a la vivienda de los jóvenes.

El tercer conjunto de propuestas atañe a la revitalización de Emvisesa, con medidas como el aumento de las partidas presupuestarias, que no existan desahucios dentro del parque público municipal de viviendas, que el inventario de éstas se publique en su web, la adecuación de los alquileres a la realidad socioeconómica, adecuar todos los recursos habitacionales que tenga o la regularización inmediata de su deuda con las comunidades.

El cuarto grupo de medidas, que entran en materia fiscal y presupuestaria para una vivienda digna, implicarán un recargo del 50 por ciento en la cuota del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para viviendas desocupadas, la bonificación del 95 por ciento de este tributo en las VPO, la bonificación para familias en riesgo de exclusión social o que inviertan en rehabilitación y la inclusión de partidas específicas para afrontar gastos de suministros básicos en materia de vivienda.

El quinto paquete de iniciativas se centra en el inicio de los trámites para reactivar el Consejo Municipal de la Vivienda, dotado con competencias definidas y medios económicos, que canalice la participación de la sociedad civil en las políticas locales de vivienda.

Por último, el sexto grupo de propuestas plantean caminos para las relaciones con la banca. Se insta al Ayuntamiento a interpelar ante las entidades financieras para que paralicen los desahucios, que les pida un inventario de sus viviendas vacías, arbitrar una mesa de negociación con los bancos para que pongan sus pisos desocupados a disposición municipal y reclamar a la Junta de Andalucía que exija a la Sareb las viviendas vacías que tiene a su disposición en Sevilla.

Estamos ante un punto de inflexión respecto a la total ausencia de una política de vivienda en los últimos cuatro años. Este gobierno recuperará Emvisesa, que nos la dejaron raquítica y sin actividad, y va a elaborar un Plan Municipal de la Vivienda. Y llevará su tiempo, sí, pero ya lo estamos haciendo”, ha comentado Antonio Muñoz. Por su parte, Juan Manuel Flores ha recordado que “desde las primeras horas” de la actual legislatura se tuvieron que encarar desahucios en la ciudad y en este tiempo se han afrontado, desde la discreción, 34 casos urgentes, “con sus caras, nombres y apellidos, y para las que lo primordial era no quedarse en la calle”.

Flores ha ensalzado la reactivación del Consejo Municipal de la Vivienda puesto que supone, ha indicado, “la recuperación de las desaparecidas vías de participación”. El delegado, asimismo, ha señalado que algunas de las medidas aprobadas ya se están acometiendo, ha resaltado la labor de las Unidades de Trabajo Social y del conjunto de personal de los Servicios Sociales para paliar las consecuencias de los desahucios o los contactos discretos con los bancos.