06LaCorza

El 10 de diciembre de 1930 se adjudican las obras de construcción de una nueva barriada de viviendas en La Huerta de la Corza, según proyecto del arquitecto sevillano Aurelio Gómez Millán (1898-1991). La intención fue dignificar las condiciones de vida de grandes núcleos de chabolistas asentados a las afueras de Sevilla, provenientes en su mayoría de zonas rurales y atraídos por la promesa de oportunidades laborales derivadas de la organización de la Exposición Iberoamericana de 1929. Las obras de La Corza van ejecutándose de manera fraccionada y, debido a la Guerra Civil, no quedan terminadas hasta 1940. La inundación de 1961, provocada por el desbordamiento del Tamarguillo, sumergió toda la barriada bajo las aguas durante varios días, provocando daños irreparables y, finalmente, la declaración de ruina total en 1979. Parte de los vecinos se traslada a la barriada vecina de Las Huertas, mientras que aquellos que desean permanecer podrán hacerlo en las 103 viviendas, unifamiliares en su mayoría, construidas en el solar que queda tras el derribo de la vieja Corza y entregadas en 1986.

El 10 de diciembre de 1930 se adjudican las obras de construcción de una nueva barriada de viviendas en La Huerta de la Corza, según proyecto del arquitecto sevillano Aurelio Gómez Millán (1898-1991).
La intención fue dignificar las condiciones de vida de grandes núcleos de chabolistas asentados a las afueras de Sevilla, provenientes en su mayoría de zonas rurales y atraídos por la promesa de oportunidades laborales derivadas de la organización de la Exposición Iberoamericana de 1929.
Las obras de La Corza van ejecutándose de manera fraccionada y, debido a la Guerra Civil, no quedan terminadas hasta 1940.
La inundación de 1961, provocada por el desbordamiento del Tamarguillo, sumergió toda la barriada bajo las aguas durante varios días, provocando daños irreparables y, finalmente, la declaración de ruina total en 1979.
Parte de los vecinos se traslada a la barriada vecina de Las Huertas, mientras que aquellos que desean permanecer podrán hacerlo en las 103 viviendas, unifamiliares en su mayoría, construidas en el solar que queda tras el derribo de la vieja Corza y entregadas en 1986.