El Ayuntamiento de Sevilla facilita prácticas en Emvisesa a estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, y la Universidad Pablo de Olavide, han firmado esta mañana un convenio que establece un marco de cooperación educativa en materia de prácticas entre ambas instituciones.

Los encargados de suscribir el acuerdo han sido Myriam Díaz Rodríguez, delegada del Área de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria del Ayuntamiento de Sevilla; Vicente Guzmán Fluja, Rector Magnífico de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla; Felipe Castro Bermúdez-Coronel,  gerente de Emvisesa; y José María Seco Martínez, secretario general de la UPO.

La finalidad del convenio es regular la colaboración entre la UPO y Emvisesa al objeto de que, a través de sus respectivos recursos, contribuyan a completar la formación y desarrollar la cualificación profesional de los estudiantes universitarios, mediante la realización de prácticas.

Los destinatarios de estas prácticas son estudiantes matriculados en cualquier enseñanza oficial impartida por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, así como estudiantes de otras universidades españolas o extranjeras que, en virtud de programas de movilidad académica o convenios establecidos entre las mismas, se encuentren cursando estudios en la UPO.

La selección de los estudiantes para las prácticas se realizará por parte de la Universidad Pablo de Olavide, con criterios objetivos previamente fijados y garantizando, en todo caso, los principios de transparencia, publicidad, accesibilidad universal e igualdad de oportunidades.

En el caso de prácticas externas extracurriculares, Emvisesa podrá intervenir en dicha selección.

Cada práctica contará con un Proyecto Formativo que fijará los objetivos educativos y las actividades a desarrollar.

La UPO nombrará un tutor o tutora académico para cada estudiante, que se encargará de velar por el normal desarrollo del Proyecto Formativo, realizar el seguimiento de las prácticas y la evaluación de las mismas mediante un informe de valoración que emitirá a su finalización. Igualmente, se nombrará un tutor o tutora por parte de Emvisesa que organizará las prácticas a desarrollar con arreglo a lo establecido en el Proyecto Formativo. 

Emvisesa abonará, en el caso de las prácticas externas extracurriculares, una pequeña beca al estudiante en concepto de bolsa o ayuda.

El convenio tendrá una duración mínima de un año, prorrogándose tácitamente por periodos anuales hasta un máximo de cuatro años. 

La Universidad Pablo de Olavide y su Fundación han coincidido en declarar el alto interés de la formación práctica de los estudiantes universitarios, cuyo objetivo es permitir a los mismos aplicar y complementar los conocimientos adquiridos en su formación académica, favoreciendo la adquisición de competencias que les preparen para el ejercicio de actividades profesionales, faciliten su empleabilidad y fomenten su capacidad de emprendimiento.

Convenio entre Emvisesa y la Fundación Adecco.
Convenio entre Emvisesa y la Fundación Adecco.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, ya ha suscrito durante 2018 otros convenios de colaboración para facilitar prácticas en la Empresa de la Vivienda, destacando los firmados con la Asociación Aspanridown y con la Fundación Adecco para contribuir a la inserción social y laboral de personas con discapacidad intelectual mediante un itinerario formativo que les introduce en el ambiente laboral real, su organización productiva interna y el sistema de relaciones laborales.

Rafael Caballero Tena, presidente de la asociación Aspanri y Felipe Castro, gerente de Emvisesa.

Emvisesa facilitará prácticas laborales a personas con discapacidad intelectual y síndrome de Down

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, y la Asociación Aspanridown han firmado esta mañana un convenio de colaboración para que personas con discapacidad intelectual y síndrome de Down realicen prácticas en la Empresa Municipal de la Vivienda.

La finalidad del convenio es facilitar la inserción social y laboral de personas con discapacidad intelectual mediante un itinerario formativo que les introduce en el ambiente laboral real, su organización productiva interna y el sistema de relaciones laborales.

De izquierda a derecha, Rafael Caballero de Tena, Juan Manuel Flores y Felipe Castro.
De izquierda a derecha, Rafael Caballero de Tena, Juan Manuel Flores y Felipe Castro.

El convenio lo han rubricado el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, el gerente de Emvisesa, Felipe Castro, y Rafael Caballero de Tena, presidente de la Asociación Aspanri-Down.

Emvisesa nombrará a un tutor que supervisará las actividades de los beneficiarios de las prácticas formativas, así como a un responsable de prácticas que se encargará de facilitar y dinamizar los recursos que permitan establecer los itinerarios más adecuados en el ámbito laboral en el que los beneficiarios se encuentren, a fin de obtener los hábitos y valores propios del entorno laboral en que se desarrolla la ocupación.

El periodo de prácticas formativas tendrá una duración máxima de seis meses aunque, una vez concluido dicho periodo y si así se estima oportuno, se podrá ampliar si existiera alguna posibilidad de contratación.

El convenio tiene una vigencia de un año desde su firma. No obstante, se entenderá tácitamente prorrogado por iguales periodos de tiempo, a menos que cualquiera de las partes manifieste expresamente su voluntad en contra.

Aspanri-Aspanridown, Asociación andaluza de padres y madres para la integración, normalización y promoción de las personas con discapacidad intelectual y síndrome de Down, implementa desde 1981 programas formativos, jornadas y cursos para difundir el estudio y la investigación, y promueve el interés en la formación sobre la discapacidad de profesionales en distintas áreas, como salud, educación, trabajo social, etc…

Asimismo, realiza actividades formativas dirigidas a las familias para ayudarles a afrontar de forma óptima las distintas etapas del desarrollo de sus hijos e hijas.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, ya suscribió el pasado mayo un convenio con Aspanri-Down por el que la Empresa Municipal le ha facilitado una vivienda en condiciones beneficiosas de alquiler para que Aspanri pueda desarrollar su programa “Vida Adulta Independiente”. De este modo, personas con síndrome de Down y discapacidad intelectual están disfrutando de una formación que les sirve de trampolín a su completa emancipación. La formación en estas viviendas-escuela está siendo gestionada por técnicos especialistas en aprendizaje y fomento de capacidades.

Ambas iniciativas, cesión de viviendas y realización de prácticas laborales, forman parte de la política de colaboración del Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, con numerosas entidades sin ánimo de lucro que trabajan en beneficio de:

  • la integración sociolaboral de personas con discapacidad intelectual, diversidad funcional o trastornos del espectro autista (Paz y Bien; Aspanri-Aspanri Down; Asociación Sevillana Síndrome de Asperger; Fundación Adecco).
  • jóvenes sevillanos sin recursos (Fundación Persán).
  • migrantes y refugiados (CEAR; CEPAIM; Sevilla Acoge).
  • personas en riesgo grave de exclusión social (Atenea-Realidades).

El pasado mes de julio Emvisesa ya firmó un convenio de colaboración con la Fundación Adecco para facilitar prácticas laborales a personas que presentan un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

Además de convenios de formación en prácticas como el hoy suscrito, Emvisesa tiene un total de 37 viviendas de su parque de alquiler cedidas a entidades sin ánimo de lucro, 13 de ellas a asociaciones que facilitan la integración de personas con discapacidad. El 50% de las mismas se han cedido durante la actual legislatura.

13 viviendas de Emvisesa están cedidas a asociaciones que trabajan para la integración de personas con discapacidad, otras 13 para la integración de inmigrantes y refugiados; y 11 a asociaciones y fundaciones que facilitan la integración de otras personas en grave riesgo de exclusión social.
13 viviendas de Emvisesa están cedidas a asociaciones que trabajan para la integración de personas con discapacidad, otras 13 para la integración de inmigrantes y refugiados; y 11 a asociaciones y fundaciones que facilitan la integración de otras personas en grave riesgo de exclusión social.

Gracias a las viviendas cedidas por Emvisesa, las entidades con las que se han firmado convenios durante esta legislatura han dado trabajo a más de 50 profesionales y facilitado alojamiento a más de 1.000 personas, muchas de las cuales han podido integrarse al mundo laboral.

Todas las entidades que han accedido a viviendas municipales en alquiler durante esta legislatura cumplen una serie de requisitos, entre los que se encuentra la presentación de un proyecto detallado con memorias, programas y plan de financiación.