El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, destinará el 70% de los pisos obtenidos por la permuta de Ramón Carande a jóvenes inscritos en el Registro de Demandantes y el resto para vivienda social

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, y la empresa Inmobiliaria del Sur han formalizado hoy la operación de permuta de la parcela de Ramón Carande incluida dentro de la estrategia de ampliación urgente del parque público de viviendas y aprobada por el Pleno del Ayuntamiento con un valor final de 11,2 millones de euros sin incluir la inversión que realice esta empresa en la promoción de los suelos obtenidos. Así, y tras una convocatoria pública, la ciudad intercambia una parcela valorada en 7 millones de euros donde se pueden edificar un máximo de 68 viviendas por 63 viviendas construidas y finalizadas, tres locales comerciales, un suelo para 135 pisos y 3,5 millones de euros.

Este es un proyecto innovador y de carácter social que pusimos en marcha con el respaldo del Pleno al inicio del mandato y que ya es una realidad. Es un acuerdo bueno para la ciudad que nos permite dar respuesta a una necesidad urgente: ampliar de forma inmediata el parque público de viviendas”, explicó Juan Espadas, alcalde de Sevilla, quien participó en el acto de firma de la permuta junto con el delegado de Bienestar social y Empleo, Juan Manuel Flores; el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz; el gerente de Emvisesa, Felipe Castro; y el presidente y el director general de Inmobiliaria del Sur, Ricardo y Francisco Pumar.

Parcela en Ramón Carande.
Parcela en Ramón Carande.

En el momento de la firma del acuerdo, la empresa adjudicataria ha hecho entrega al Ayuntamiento de 63 viviendas listas para entrar por parte de los inquilinos de las cuales 51 se encuentran en un mismo bloque en la Avenida de Andalucía con un valor de tasación total de 6,5 millones de euros. El gobierno, a través de Emvisesa, trabaja ya para formalizar el cambio de calificación de venta a alquiler de estos inmuebles y su adjudicación lo más rápido posible con el siguiente reparto: un 70% serán pisos para jóvenes inscritos en el Registro de Demandantes mientras que el 30% restantes serán viviendas sociales en función de los criterios que determine Bienestar Social.

Asimismo, se incorporan al patrimonio municipal tres locales comerciales que serán ofertados dentro de los programas de empleo municipales y una parcela de suelo en Valdezorras donde se pueden llegar a construir 135 viviendas protegidas más que serán ejecutadas por Emvisesa.

Por último, Emvisesa ingresa con esta operación 1,2 millones de euros que se incorporan a la convocatoria para la compra de viviendas vacías de Emvisesa que alcanza un presupuesto total de 1,5 millones de euros y que cuenta ya con 25 viviendas tasadas y validadas para su adquisición. Los 2,3 millones de euros  restantes se destinarán a proyectos de rehabilitación como el nuevo bloque de viviendas intergeneracional en García Ramos.

Las obras de las nuevas viviendas de “Los Pajaritos” culminarán en octubre. Previamente Emvisesa iniciará los contactos con las familias realojadas.

Las obras de los dos nuevos edificios de viviendas situados entre las calles Estornino y Flamenco, en la barriada de Los Pajaritos, se encuentran al 65 por ciento de su ejecución y concluirán a principios de otoño tras 10 meses de obras.

Así lo ha anunciado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que visitó ayer lunes las obras de las 62 viviendas junto con el delegado de Urbanismo, Antonio Muñoz,  el delegado del Distrito Cerro Amate, Juan Manuel Flores, y el Gerente de Emvisesa, Felipe Castro, así como representantes y entidades vecinales, en lo que supone la primera fase del programa de renovación integral del parque municipal de viviendas de este barrio construido en los años 50.

Este proyecto redactado por la Gerencia de Urbanismo cuenta con un presupuesto de 3,2 millones de euros y ya se han concluido los trabajos relacionados con estructura, instalaciones, interiores de viviendas, cerramientos exteriores y participaciones de pisos, y en la actualidad se acometen las tareas de acabados finales, vidrios y carpinterías.

Durante el próximo mes de junio, Emvisesa y el Distrito Cerro Amate iniciarán la comunicación con las 96 familias que ocupaban los bloques derribados en 2014, a las que se les ofrecerá la posibilidad de permanecer en las que ahora habitan de forma provisional en la Avenida de Andalucía o en edificios de Emvisesa, o volver a Los Pajaritos pero en edificios que se encontrarán recuperados en las fechas anunciadas a través de 62 nuevas viviendas con sus correspondientes plazas de aparcamiento.

Las nuevas viviendas además de renovarse han ampliado su habitabilidad, puesto que “de los menos de 45 metros que tenían van a pasar a los más de 60 que hoy presentan, a los que se añade la actualización de las nuevas certificaciones que recoge el Código Técnico de Edificación”, como son las relativas a las nuevas condiciones energéticas, el empleo de nuevos materiales y equipamientos, y la reordenación de los espacios públicos, según ha destacado Juan Espadas.

En paralelo, el Ayuntamiento ha iniciado con la Junta de Andalucía la tramitación para que este espacio sea declarado como Área de Regeneración Urbana, lo que facilitará la captación de financiación adicional procedente del Plan Estatal de Vivienda y del Plan Autonómico, y está diseñando ya la siguiente fase de las obras con los próximos realojos y el proyecto de construcción de nuevos bloques de viviendas.

Este planteamiento debe confluir con las partidas que va a recoger el Presupuesto del Ayuntamiento de Sevilla para 2018 y años sucesivos, tal y como ha ocurrido en 2017, aunque con el compromiso también de otras administraciones dentro de los planes vigentes de vivienda. “Los Pajaritos no puede ser una actuación aislada del Ayuntamiento, limitado por el marco de la normativa estatal de control del gasto presupuestario y reducción del déficit. Tenemos que encarar una actuación social que aquí facilite un ritmo superior ante el gran volumen de viviendas, las necesidades de los vecinos, y el calado de la actuación que necesita este barrio”, concluyó Espadas.