Caixabank pone a disposición de Emvisesa las 12 primeras viviendas para uso social

La filial inmobiliaria de Caixabank, BuildingCenter, ha puesto a disposición de Emvisesa doce viviendas para su uso social, en virtud del acuerdo marco de colaboración planteado el pasado mes de enero entre el Ayuntamiento de Sevilla y Caixabank en una reunión mantenida entre el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el director territorial de la entidad financiera en Andalucía Occidental, Rafael Herrador.

Una vez realizada esta cesión, Emvisesa revisará la condición de las viviendas y comprobará que se encuentran en estado óptimo. En ese momento se procederá a la firma de un contrato de cesión y Emvisesa dará los pasos oportunos para adjudicarlas con fines sociales, de acuerdo a criterios establecidos por la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda (OMDV) y por la Delegación de Bienestar y Empleo.

Las viviendas se encuentran repartidas por seis distritos de la ciudad y disponen de dos o tres habitaciones.

Con este acuerdo, las viviendas pasarán a ser adjudicadas a familias que cumplan una serie de requisitos sociales y que estén en situación de riesgo de exclusión social, sin que en ningún caso abonen en concepto de alquiler más del 30% de sus ingresos.

Aunque en esta primera fase se ha acordado la cesión de doce viviendas, se trata de un convenio abierto al que se podrán ir incorporando viviendas disponibles una vez que hayan sido evaluadas por Emvisesa.

Esta medida avanza en la línea de otras, encaminadas a la ampliación del parque social de viviendas, como el acuerdo con la Sareb para la cesión viviendas en los mismos términos ya establecidos en Málaga, Madrid o Barcelona, los proyectos de adecuación de una veintena de viviendas deterioradas de Emvisesa o Patrimonio, o los procesos de recuperación de viviendas desocupadas de la empresa municipal tras incumplimiento de las condiciones de los contratos por parte de sus inquilinos, para su cesión con uso social.

Tal y como hemos señalado, el objetivo es incrementar el parque de viviendas disponible con fines sociales, una vez que se han acelerado en este mandato los trámites para la adjudicación de viviendas en alquiler o en venta que se encontraban sin uso en Emvisesa. De esta forma, se contabilizan un total de 417 contratos en este mandato y, entre ellos, casi un centenar adjudicados a través de procedimientos de excepcionalidad, al tratarse de personas con situaciones urgentes como un lanzamiento de sus viviendas.

El Ayuntamiento de Sevilla alcanza un acuerdo con Caixabank para la cesión de viviendas disponibles para alquileres sociales.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el director territorial de Caixabank en Andalucía Occidental, Rafael Herrador, han anunciado hoy los términos de un acuerdo marco de colaboración para poner a disposición del Ayuntamiento viviendas disponibles gestionadas en estos momentos por la sociedad Buildingcenter y que serán adjudicadas a personas en riesgo de exclusión social o riesgo inminente de pérdida de la vivienda por parte de la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda (OMDV) de Emvisesa. En una primera fase este acuerdo, que será presentado al próximo Consejo de Administración de la Empresa Municipal de la Vivienda, abarcará entre 15 y 25 pisos distribuidos por distintos puntos de la ciudad.

“Con este acuerdo avanzamos en la ampliación del parque social de vivienda, respondiendo además a los compromisos y acuerdos que compartimos todos los grupos políticos de la Corporación, como así quedó de manifiesto en el Pleno extraordinario de vivienda celebrado en noviembre de 2015. Y esto es parte del resultado de un trabajo que se viene produciendo desde hace meses y que ya se puso de relieve en la reunión que mantuvimos con todas las entidades bancarias que operan en la ciudad en abril de 2016”, ha explicado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien ha estado acompañado por el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, y el gerente de Emvisesa, Felipe Castro.

Las viviendas pasarán a ser adjudicadas a familias que cumplan una serie de requisitos sociales y que estén en situación de riesgo de exclusión social sin que, en ningún caso, abonen en concepto de alquiler más del 30% de sus ingresos. Se establecen, en cualquier caso, unos máximos de entre 75 y 125 euros en función del tamaño de la vivienda. Aunque el número mínimo inicial está en torno a las 15 viviendas, se trata de un convenio abierto al que se podrán ir incorporando viviendas disponibles una vez que hayan sido evaluadas por la empresa municipal de vivienda.

Esta medida se suma a otras ya realizadas en los últimos meses para la ampliación del parque social de viviendas como el acuerdo con la SAREB para la cesión de 15 viviendas en los mismos términos ya establecidos en Málaga, Madrid o Barcelona, los proyectos de adecuación de una veintena de viviendas deterioradas de Emvisesa o Patrimonio, o los procesos de recuperación de viviendas desocupadas de la Empresa Municipal tras incumplimiento de las condiciones de los contratos por parte de sus inquilinos para su cesión con uso social.

Con estas actuaciones, el gobierno municipal tiene como objetivo incrementar el parque de viviendas disponible con fines sociales, una vez que se han acelerado en este mandato los trámites para la adjudicación de viviendas en alquiler o en venta que se encontraban sin uso en Emvisesa. De esta forma, se han firmado un total de 417 contratos en este año y, entre ellos, casi un centenar se han adjudicado a través de procedimientos de excepcionalidad, al tratarse de personas con situaciones urgentes como un lanzamiento de sus viviendas.