100 años de historia de vivienda pública municipal en Sevilla: 3ª parte.

El tercer artículo dedicado a la historia de la vivienda pública municipal en Sevilla recoge la ausencia de actividad del Patronato en los años 50 y principios de los 60; la inundación que en 1969 dejó a 30.000 sevillanos sin hogar y motivó la Operación Clavel; el mayor terremoto registrado en España desde 1756; el cambio de paradigma en el régimen de la vivienda pública que pasa del alquiler a la compra-venta; la creación de Pino Montano, un barrio donde más de 30.000 personas tienen su hogar en viviendas protegidas; y nos deja a las puertas de 1987, año en que nace Emvisesa.

Etapa de transición (1950-1967).

A partir de 1950 se interrumpe la actividad de construcción del Patronato que, hasta finales de la década de 1960, se limita a conservar y administrar sus propiedades.

La ciudad de Sevilla continuó sufriendo de manera periódica grandes inundaciones, destacando las de noviembre de 1961 cuando el cauce del río Tamarguillo se desbordó. Barrios enteros, como La Calzada, el Cerro del Águila, el Tiro de Línea o San Bernardo, fueron parcialmente destruidos. El agua llegó a anegar La Campana.  Más de 30.000 personas se quedaron sin hogar y Sevilla fue declarada zona catastrófica.

En diciembre del mismo 1961 Radio España, con el locutor Bobby Deglané al frente, organizó la Operación Clavel. Se trató de una campaña de auxilio a los damnificados por las inundaciones de Sevilla en la que personas de toda España aportaron alimentos, ropa, muebles, etc. La Operación terminó en tragedia, debido a un aparatoso accidente aéreo cerca del actual Palacio de Deportes de San Pablo, en lo que por entonces eran las afueras de Sevilla, cuando una avioneta desde la que se hacían fotos al recibimiento de los sevillanos al convoy de ayuda se precipitó sobre la multitud.

Patronato Municipal de la Vivienda: etapa de renta limitada (1968-1977).

El Patronato reformó sus Estatutos en noviembre de 1968, para hacer frente a las nuevas necesidades en materia de vivienda que Sevilla exigía. El Patronato entró en la era moderna suprimiendo el término Casas Baratas, pasando a denominarse Patronato Municipal de la Vivienda.

Lo más destacado de esta nueva etapa fue el abandono del régimen de alquiler para construir viviendas en compraventa, al amparo de la nueva Ley sobre Viviendas de Protección Oficial.

Mediante un convenio con el Instituto Nacional de la Vivienda se adjudicó un primer grupo de 3.000 viviendas para el Ayuntamiento de Sevilla.

Muchos trabajadores encontraron alojamiento gracias a las 1.250 viviendas construidas en 1972 en la barriada de La Oliva, las 308 viviendas de la calle Nuestra Señora de las Mercedes (antigua avenida del General Merry) entregadas en 1976 o las 1.750 de los primeros grupos de viviendas de Pino Montano, entregadas entre 1972 y 1979.

Un fuerte terremoto de 7,3 grados hizo que miles de sevillanos desalojaran sus casas durante la madrugada del 28 de febrero de 1969 - FOTO: Hemeroteca ABC.
Un fuerte terremoto de 7,3 grados hizo que miles de sevillanos desalojaran sus casas durante la madrugada del 28 de febrero de 1969 – FOTO: Hemeroteca ABC.

La construcción de viviendas en Pino Montano contó con la dificultad añadida de que los terrenos, unas 100 hectáreas, hubieron de ser expropiados.

El 28 de febrero de 1969 se produjo el mayor terremoto registrado en España durante el siglo XX (7,3 grados en la escala de Richter), con epicentro próximo al Cabo de San Vicente.  Según recoge ABC, “las viviendas más humildes se volvieron ruinosas, sufriendo hundimientos parciales e importantes desprendimientos“. De esta manera, el terremoto precipitó la adopción del acuerdo de urgencia de expropiación, para poder disponer de las viviendas en el menor plazo de tiempo posible.

500 viviendas de renta limitada entregadas en 1972 en Pino Montano.
500 viviendas de renta limitada entregadas en 1972 en Pino Montano.

 

 

540 viviendas de renta limitada entregadas en 1977 en Pino Montano.
540 viviendas de renta limitada entregadas en 1977 en la zona de “Los Oficios”, Pino Montano.
En la actualidad, calculamos que en Pino Montano existen unas 30.000 personas que habitan en las más de 11.400 viviendas de protección construidas por Emvisesa o su antecesor, el Patronato Municipal de la Vivienda.
Pino Montano es una zona colindante a la vega agrícola del norte de la ciudad que comenzó a expandirse a partir de los años setenta, hasta superar los 30.000 habitantes en la actualidad. Durante la década de los ochenta y con motivo de la Expo´92 se integra más decididamente en la ciudad, gracias a nuevas conexiones como la SE-30 o la ronda Super Norte, responsables de la rápida comunicación de este barrio con el resto de la ciudad.
El Patronato Municipal de la Vivienda fue responsable de la construcción de las primeras 5.259 viviendas públicas en Pino Montano, en un proceso caracterizado por la lentitud de los trámites debido a que los terrenos, cortijos de olivares en su mayoría, tuvieron que ser objeto de expropiación. Hasta 1972 no se haría entrega de las primeras 500 viviendas, situadas en la zona conocida como Los Oficios.
Posteriormente, entre 1987 y 2010, Emvisesa contruyó 6.175 viviendas protegidas en Pino Montano.
Paralelamente a la construcción de viviendas fue necesario desarrollar unas considerables obras de infraestructura: centros sociales, parques, centros de salud, parque auxiliar de bomberos, guarderías infantiles, iglesia, centro comercial, biblioteca, parque auxiliar de limpieza pública, etc. En la actualidad, calculamos que en Pino Montano existen unas 30.000 personas que habitan en las más de 11.400 viviendas de protección construidas por Emvisesa o su antecesor, el Patronato Municipal de la Vivienda.

 

 

En 1930 la Junta de Obras del Puerto de Sevilla proyecta e inicia la construcción de una barriada, que se denominaría La Dársena, compuesta por 244 viviendas y 39 locales destinados a lavaderos comunales. El propósito es permutarla por los grupos de viviendas denominados San José y Vázquez Armero, propiedad del Patronato, que debían desaparecer debido a las obras del nuevo cauce del Guadalquivir.
Las viviendas, de una sola planta, dos dormitorios y techo de uralita, fueron terminadas en 1933. El temporal de 1976 destruyó la Dársena original, que dio paso a la actual en 1979.

 

 

La antigua barriada de La Dársena, destruida por las inundaciones y el temporal de viento de febrero de 1976, dará paso a 312 viviendas en modernos bloques que se entregan a sus adjudicatarios ya en 1979.

 

 

 

 

 

 

Etapa de las VPO (1978-1987).

Con la publicación del Real Decreto-ley 31/1978 de 31 de octubre, sobre política de Viviendas de Protección Oficial,  y el RD 3148/78 de 10 de noviembre que desarrolla el anterior,  nace  el Régimen de VPO con nuevas fórmulas para financiar las viviendas protegidas.

Se adjudica un segundo grupo de 3.000 viviendas al Patronato Municipal mediante un nuevo convenio con el Instituto Nacional de la Vivienda, mediante financiación directa.

Bajo este régimen se pudieron llevar a cabo promociones de tanta importancia como el grupo de 2.965 viviendas en Pino Montano, que se acometen de una sola vez, divididas en 105 bloques, y cuya primera piedra se puso en junio de 1.978 por el entonces Ministro de la Vivienda Joaquín Garrigues Walker.

Otras actuaciones destacadas fueron las 109 viviendas de San Julián, las 14 viviendas de La Resolana, 54 en La Hiniesta, 103 en el nuevo barrio de La Corza o las 576 en dos nuevas promociones en Pino Montano, entregadas en 1984 y 1985. Pino Montano se va conformando como la nueva zona de expansión de Sevilla y semejante número de viviendas exige equipamientos de los que se encargará ya Emvisesa:

  • Centro Parroquial, hoy Parroquia de San Isidro Labrador.
  • Centro Social.
  • Ambulatorio para asistencia sanitaria.
  • Dependencias para servicios municipales.
  • Parque auxiliar de Bomberos.
  • Parque auxiliar de Limpieza Pública.
  • Guardería Infantil.

Además de estos equipamientos construidos por Emvisesa, se dotará a la barriada de un Centro de Formación Profesional, 3 de Enseñanza General Básica y uno de Preescolar, edificados por el Ministerio de Educación y Ciencia, en terrenos cedidos por el Patronato Municipal de la Vivienda.

Continuará…

Ir a la primera parte de la Historia de la vivienda pública municipal en Sevilla.

Ir a la segunda parte de la Historia de la vivienda pública municipal en Sevilla.

100 años de historia de vivienda pública municipal en Sevilla: 2º parte.

En esta serie de artículos nos estamos centrando en la historia de la vivienda pública municipal en Sevilla, y muy especialmente en aquellas instituciones que han sucedido al Patronato Municipal de Casas Baratas. No obstante, tal y como vimos en el caso de la “Junta para la construcción de casas para obreros“, existieron y existen otras otras instituciones no pertenecientes al Ayuntamiento de Sevilla relacionadas con la vivienda pública.

Alfonso XIII.
Alfonso XIII.

El caso más destacado es quizá el de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla, creada en 1.913 por S. M. el Rey Don Alfonso XIII, tras la petición del por entonces alcalde de Sevilla Antonio Halcón y Vinent, ante la falta de viviendas para familias obreras.

Concretamente, la escritura de constitución del Real Patronato firmada en Madrid el 22 de diciembre recoge como objetivo “la construcción de casas económicas destinadas a la habitación de obreros en general, pequeños labradores, empleados, dependientes de comercio, y en general a cuantos viven del trabajo percibiendo honorarios, jornales o sueldos modestos u otros emolumentos como pensiones por razón de servicios al estado, provincias o municipios”.

Con el apoyo del Ayuntamiento de Sevilla, el Real Patronato construyó a principios de 1915 una primera promoción de 74 viviendas repartidas en dos bloques en El Porvenir.

Conjunto de edificaciones concluidas en el año 1915, en la actual calle Porvenir entre las calles Jesús de la Victoria y Diego de la Barrera. Se aprecia la elevación de los terrenos para evitar las frecuentes inundaciones.
Conjunto de edificaciones concluidas en el año 1915, en la actual calle Porvenir entre las calles Jesús de la Victoria y Diego de la Barrera. Se aprecia la elevación de los terrenos para evitar las frecuentes inundaciones. Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

Según publicó el Heraldo de Madrid, se trataba de las primeras viviendas para obreros construidas en España. Los reyes de España, Alfonso XIII y Victoria Eugenia asistieron al acto que celebraba la finalización de los bloques de viviendas. Junto a las viviendas se construyeron dos escuelas para los hijos de los arrendatarios y dos parcelas fueron reservadas para huertos.

Edificio de Telefónica en la plaza Nueva de Sevilla, proyecto de Juan Talavera. Foto: By Anual [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], from Wikimedia Commons
Edificio de Telefónica en la plaza Nueva de Sevilla, proyecto de Juan Talavera.
Foto: By Anual [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) or CC BY 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], from Wikimedia Commons
Los arquitectos que intervinieron en la construcción de las 74 viviendas y las escuelas de El Porvenir fueron los sevillanos Juan Talavera y Heredia, arquitecto municipal, y José Gómez Millán. Los materiales y sistemas de construcción fueron cuidadosamente seleccionados para lograr que cada vivienda no costara más de 3.300 pesetas.  El arquitecto de la Comisaría Regia de Turismo, Vicente Traver y Tomás, autor del Casino de la Exposición, fue el encargado de proyectar y dirigir las obras de esas primeras casas baratas para obreros del Real Patronato de Sevilla.

Al ser El Porvenir zona inundable, como pudo comprobar Alfonso XIII en 1912 cuando atravesó el Prado de San Sebastián en barca, la cota que alcanzó el nivel de la calle Porvenir en el solar para las viviendas fue sorprendentemente elevada. Este conjunto fue demolido en los años 70, dado su grado de deterioro. A los inquilinos se les proporcionaron viviendas en La Macarena y otras barriadas, en función de sus preferencias.

Tras estas 74 viviendas, el Real Patronato construyó en 1928 un edificio de 28 viviendas que aún se conserva en la avenida de los Teatinos (Tiro de Línea). Estas viviendas se adjudicaron en régimen de alquiler. A finales del siglo pasado se ofreció a los inquilinos la posibilidad de adquirirlas a un precio muy bajo, ejerciendo la opción todos ellos.

28 viviendas construidas en 1928 en la avenida de los Teatinos que aún se conservan. Foto: web de la Real Fundación
28 viviendas construidas en 1928 en la avenida de los Teatinos que aún se conservan.
Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

Tras esas 28 viviendas en el Tiro de Línea la labor promotora del Patronato queda prácticamente paralizada debido a circunstancias políticas, económicas y sociales complejas, como el grave endeudamiento durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) y  la Seguda República (1931-1939), la Guerra Civil (1936-1939) y los sucesivos años de autarquía económica (1939-1959). Por ello la actividad del Real Patronato se limitaría entre 1928 y 1954 a administrar las viviendas en alquiler que ya poseía.

En 1954 la falta de vivienda en Sevilla vuelve a ser acuciante y la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla modifica sus estatutos, pasando a denominarse Real Patronato de Casas Baratas, nombre por el que era popularmente conocido, y reactivando su actividad constructora.

En 1955 el Real Patronato construye el que será su primer gran barrio: 1.124 viviendas en La Candelaria.

Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.
La Candelaria, 1124 viviendas.
Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

Durante el período que va desde 1954 hasta 1977 el Real Patronato construye 12.129 viviendas, distribuidas en 35 promociones tanto en Sevilla capital como en algunos pueblos de la provincia, creando barrios tan conocidos como el ya mencionado de La Candelaria (1124 viviendas), Los Pajaritos (2.277 viviendas), Pio XII (1532 viviendas), la Huerta del Carmen (805 viviendas), San Jerónimo (1640 viviendas) y Torreblanca (1608 viviendas) en Sevilla, o la Barriada de Los Toreros en Alcalá de Guadaira, San José Obrero en Morón de la Frontera o el Barrio Alto de San Juan de Aznalfarache.

805 viviendas en Huerta del Carmen, La Macarena.
805 viviendas en Huerta del Carmen, La Macarena. Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

En muchas de estas barriadas el Real Patronato promovió equipamientos como centros docentes, religiosos, comerciales y sociales.

Con la construcción de estas barriadas se produjo un gran avance en la erradicación del chabolismo en Sevilla, adjudicándose viviendas a los habitantes de los suburbios de El Vacie, El Tejar del Mellizo, Lafite, Vereda de Brenes, Villarrana, Villapatos, El Higuerón, El Manchón, etc. Los chabolistas provenientes de estos asentamientos fueron alojados fundamentalmente en los grupos de viviendas promovidas en San Jerónimo, Torreblanca, Huerta del Carmen y San Juan de Aznalfarache.

A partir del año 1.978 la actividad promotora de la institución vuelve a paralizarse completamente, terminándose con enormes esfuerzos 1216 viviendas en Pino Montano y 36 viviendas en Pío XII. La actividad fundamental realizada durante el decenio 1978-1988 fue la administración de las viviendas.

Promoción del Real Patronato en la calle Arroyo. Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.
Promoción del Real Patronato en la calle Arroyo. Foto: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

En 1995 se realizó una nueva redacción de los estatutos para su mejor adaptación a la nueva normativa en materia de vivienda, cambiando el nombre de Real Patronato de Casas Baratas de Sevilla a Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

Durante la última etapa, el Real Patronato colaboró en la eliminación del núcleo chabolista que existía alrededor de la Torre de los Perdigones, en pleno centro de la ciudad y compuesto por un asentamiento de 42 familias a las que se buscó una vivienda adecuada a sus necesidades.

En sus 105 años de historia, el Real Patronato ha construido alrededor de 13.000 viviendas, en su mayor parte en Sevilla capital. A pesar de tratarse de “una institución promotora de viviendas sociales, sin ánimo de lucro, privada e independiente“, su trayectoria está ligada a la del Ayuntamiento de Sevilla y comparte muchos de sus objetivos con Emvisesa y sus antecesores, el Patronato de Casas Baratas y el Patronato Municipal de la Vivienda.

A las 13.000 viviendas promovidas por el Real Patronato y las 22.000 promovidas por Emvisesa hay que sumar aquellas que ha promovido el propio Ayuntamiento de Sevilla de manera directa, al margen de Emvisesa y el Patronato.

El Ayuntamiento de Sevilla es propietario de una serie de edificios dedicados a vivienda en régimen de alquiler en Nervión, Triana, Sector Sur, Estación de Autobuses, Prado de San Sebastián, Mercado de Entradores, La Barzola, Nueva Barzola, Amate, Frontón Betis, Puerta de la Carne, Barrio León, Los Pajaritos, etc. El cobro de una buena parte de esas viviendas, concretamente 1.784 viviendas repartidas en 14 promociones por toda Sevilla, fue encargado a Emvisesa en 1989.

La óptima situación económica de finales de los años 80 y principios de los 90 permitió a muchos inquilinos de esas viviendas optar por la adquisición de las mismas, pudiendo así el Ayuntamiento ofrecer a sus ocupantes legítimos el acceder a la titularidad de los inmuebles que ocupaban.

Hasta la fecha, 1.168 de esos 1.784 inquilinos han optado por adquirir la vivienda municipal por lo que, en la actualidad, la gestión de viviendas municipales propias del Ayuntamiento de Sevilla por parte de Emvisesa comprende un total de 616 viviendas. Ninguna de estas viviendas se contabilizan en el parque propio de Emvisesa, que supera las 2.600 viviendas.

Las aproximadamente 37.000 viviendas promovidas por las tres instituciones (Real Patronato, Emvisesa y Ayuntamiento) pueden albergar a unas 100.000 personas, una población similar a la de ciudades como Cáceres, Santiago de Compostela, Lugo o Gerona.

Aunque no sean objeto de esta serie histórica dedicada a la vivienda pública municipal en Sevilla, es importante destacar que existen otras instituciones públicas, como la Empresa Pública de Suelo de Andalucía, y privadas que también han promovido viviendas protegidas en Sevilla.

Fuentes: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla; Diario de Sevilla; Heraldo de Madrid; Mundo Gráfico; ABC; Wikipedia. Imagen destacada: web de la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla.

Continuará…

Ir a la primera parte de la historia de la vivienda pública municipal en Sevilla.

Se cumplen 100 años de la creación del Patronato Municipal de Casas Baratas, que inició la promoción de viviendas públicas municipales en Sevilla de una forma estable y continuada

Este año el Ayuntamiento de Sevilla y Emvisesa estamos de celebración. Conmemoramos, nada menos, que el centenario de la creación del Patronato Municipal de Casas Baratas.

Por ello vamos a organizar unas Jornadas y diferentes actos, incluyendo la creación del hashtag o etiqueta #Sevilla100, para su utilización en redes sociales.

El nacimiento del Patronato Municipal de Casas Baratas supuso que la vivienda pública pasara a formar parte de la política del Ayuntamiento de Sevilla, de una forma estable y dotada de continuidad.

En una serie de artículos vamos a repasar un poco de la trayectoria de la vivienda pública en nuestra ciudad, parte importante de la historia de Sevilla.

Antecedentes del Patronato Municipal de Casas Baratas (1908-1918).

Con anterioridad a la creación del Patronato Municipal de Casas Baratas existieron algunas entidades preocupadas por construir viviendas para familias desfavorecidas. El 24 de enero de 1908 se creó la Junta para la construcción de casas para obreros.

Tal y como recogen investigaciones publicadas por Diario de Sevilla, las primeras décadas del siglo XX vieron cómo Sevilla fue azotada por una grave epidemia de tifus (1909) y otra de gripe (1918). Sevilla tuvo el dudoso honor de ser la tercera ciudad del mundo con mayor tasa de mortalidad. Malas condiciones climatológicas, epidemias, una alimentación deficiente, ausencia de un sistema adecuado de alcantarillado, una industrialización salvaje, infraviviendas y malos hábitos de higiene situaban la esperanza de vida en tan sólo 35 años.

Desde finales del siglo XIX ya existía preocupación por parte de la Administración por mejorar las condiciones de vida de la clase obrera. En 1900 se creó el primer seguro social, la Ley de Accidentes de Trabajo, y en 1908 el Instituto Nacional de Previsión.

El Ayuntamiento de Sevilla realizaba donaciones, según su disponibilidad, a la Junta para la construcción de casas para obreros, pero la labor de ésta resultaba insuficiente ante la pésima situación socioeconómica de la capital.

El Ayuntamiento de Sevilla llegó a cederle unas parcelas en el Campo de los Mártires pero, debido a la falta de medios, la Junta para la construcción de casas para obreros tuvo que renunciar a ellas. Fue el punto de inflexión para que el Ayuntamiento decidiera crear, en abril de 1918, el Patronato Municipal de Casas Baratas.

El Patronato Municipal de Casas Baratas poseía autonomía, pero el Ayuntamiento se encargaba de subvencionarlo y aportarle terrenos para construir viviendas económicas, destinadas a familias modestas.

Época histórica del  Patronato Municipal de Casas Baratas (1920-1950).

La primera actuación del Patronato Municipal de Casas Baratas fue la construcción de 21 viviendas en la Huerta del Barrero.

El Barrero, en el perímetro formado por las calles León XIII, Fray Isidoro de Sevilla, San Juan de Ribera y Muñoz León.
El Barrero, en el perímetro formado por las calles León XIII, Fray Isidoro de Sevilla, San Juan de Ribera y Muñoz León.

Las obras se iniciaron por parte de la Junta para la construcción de casas para obreros en 1910 y concluyeron en 1921 bajo la dirección del Patronato, lo que da una idea de las dificultades de la promoción de viviendas públicas en la época.  Las 21 viviendas se entregaron en régimen de alquiler a familias sin recursos. En los contratos de arrendamiento existía una clausula que establecía que el inquilino que hubiera pagado sin interrupción durante 20 años la renta establecida quedaría exento de la obligación de pago, disfrutando la vivienda de forma gratuita, con carácter vitalicio, extensiva a su viuda y a los hijos hasta alcanzar la mayoría de edad.

Finalmente las viviendas de la Huerta del Barrero fueron cedidas en venta en 1957.

La primera obra completa del Patronato Municipal de Casas Baratas fue la construcción de  24 viviendas en la entonces avenida del Matadero, hoy avenida de Ramón y Cajal.  El proyecto fue del arquitecto sevillano Aníbal González, responsable de la Plaza de España y el proyecto general de la Exposición Iberoamericana de 1929.

El coste inicial presupuestado de las viviendas de Ramón y Cajal fue de 404.311 pesetas.
El coste inicial presupuestado de las viviendas de Ramón y Cajal fue de 404.311 pesetas.

Las 24 viviendas de Ramón y Cajal se terminaron y entregaron en 1922. La promoción poseía espacios comunitarios, como lavaderos e incluso cocinas, en una primitiva forma de cohousing impulsada más por la necesidad que por otros motivos.

Las viviendas fueron rehabilitadas en 2004 por Emvisesa y  hoy forman parte de un parque municipal de alquiler superior a los 2.600 alojamientos, propiedad de la Empresa de la Vivienda.

El Patronato Municipal de Casas Baratas también construyó una serie de promociones que actualmente no se conservan, entre las que podemos destacar:

  • 74 viviendas construidas en 1924 en la Vega de Triana,  Barriada  de San José, y 182 viviendas construidas en 1926 en la Barriada de Vázquez Armero. Estas 2 promociones se construyen con carácter provisional, ya que el Ayuntamiento era consciente de que las obras del nuevo cauce del Guadalquivir provocarían su posterior demolición.
  • En 1933 se construye la Barriada de la Dársena de Triana, 244 viviendas y 39 locales  lavaderos,  destinadas a sustituir las Barriadas de San José y Vázquez Armero. Esta Barriada de la Dársena sufrió las consecuencias de varias inundaciones y temporales que arrancaron los techos de uralita. Finalmente en 1977 fueron derribadas y sustituidas en 1979 por las 312 viviendas que conforman la actual Barriada de la Dársena, vendidas a sus adjudicatarios.
Las inundaciones y el temporal de viento de febrero de 1976 destruyeron parte de La Dársena de Triana, cuyos inquilinos fueron trasladados mayoritariamente a una promoción de viviendas del Polígono Sur, naciendo la leyenda de “la Triana que no se ve desde el puente”. Tan sólo un grupo de ocho familias se negó a marcharse, obteniendo una vivienda nueva en la misma zona de Triana.
Las inundaciones y el temporal de viento de febrero de 1976 destruyeron buena parte de La Dársena de Triana, cuyos inquilinos fueron trasladados mayoritariamente a una promoción de viviendas del Polígono Sur. Así fue como nació la leyenda de “la Triana que no se ve desde el puente”. Tan sólo un grupo de ocho familias se negó a marcharse, obteniendo una vivienda nueva en la misma zona de Triana.
  • Barriada de Jesús, María y José, construida en 1945, cuyas viviendas fueron cedidas gratuitamente a sus beneficiarios.

  • Barriada de La Corza, 382 viviendas entregadas tras muchas vicisitudes en 1.947. La Corza también sufrió las consecuencias de varias inundaciones, hasta que la de 1961 produjo el hundimiento de varias casas y tuvo durante días a todo el barrio bajo las aguas. El deterioro provocado, unido a la imposibilidad de acometer en la medida necesaria obras de reparación debido a la falta de medios económicos, motivaron la declaración de ruina que se acordó en abril de 1979. En 1986 se entregaron las 103 viviendas de la nueva Barriada de La Corza, en un convenio firmado por el Ayuntamiento de Sevilla con el Instituto Nacional de la Vivienda, dependiente del Ministerio de Obras Publicas, y la Junta de Andalucía.
El 10 de diciembre de 1930 se adjudican las obras de construcción de una nueva barriada de viviendas en La Huerta de la Corza, según proyecto del arquitecto sevillano Aurelio Gómez Millán (1898-1991). La intención fue dignificar las condiciones de vida de grandes núcleos de chabolistas asentados a las afueras de Sevilla, provenientes en su mayoría de zonas rurales y atraídos por la promesa de oportunidades laborales derivadas de la organización de la Exposición Iberoamericana de 1929. Las obras de La Corza van ejecutándose de manera fraccionada y, debido a la Guerra Civil, no quedan terminadas hasta 1940. La inundación de 1961, provocada por el desbordamiento del Tamarguillo, sumergió toda la barriada bajo las aguas durante varios días, provocando daños irreparables y, finalmente, la declaración de ruina total en 1979. Parte de los vecinos se traslada a la barriada vecina de Las Huertas, mientras que aquellos que desean permanecer podrán hacerlo en las 103 viviendas, unifamiliares en su mayoría, construidas en el solar que queda tras el derribo de la vieja Corza y entregadas en 1986.
El 10 de diciembre de 1930 se adjudican las obras de construcción de una nueva barriada de viviendas en La Huerta de la Corza, según proyecto del arquitecto sevillano Aurelio Gómez Millán (1898-1991).
La intención fue dignificar las condiciones de vida de grandes núcleos de chabolistas asentados a las afueras de Sevilla, provenientes en su mayoría de zonas rurales y atraídos por la promesa de oportunidades laborales derivadas de la organización de la Exposición Iberoamericana de 1929.
Las obras de La Corza van ejecutándose de manera fraccionada y, debido a la Guerra Civil, no quedan terminadas hasta 1940.
La inundación de 1961, provocada por el desbordamiento del Tamarguillo, sumergió toda la barriada bajo las aguas durante varios días, provocando daños irreparables y, finalmente, la declaración de ruina total en 1979.
Parte de los vecinos se traslada a la barriada vecina de Las Huertas, mientras que aquellos que desean permanecer podrán hacerlo en las 103 viviendas, unifamiliares en su mayoría, construidas en el solar que queda tras el derribo de la vieja Corza y entregadas en 1986.

 

Continuará…