El Ayuntamiento de Sevilla suscribe un convenio con CEAR que permite la cesión de viviendas de Emvisesa para el desarrollo de programas de inclusión social de personas solicitantes de protección internacional

Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y José Carlos Budia, representante de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR, han suscrito un convenio de colaboración en el marco de la Convocatoria Abierta para la Cesión del Uso de Viviendas para Entidades Orientadas a Fines Sociales y al Fomento del Empleo, creada por la empresa municipal.

Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y José Carlos Budia, representante de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR.
Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y José Carlos Budia, representante de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR.

Se trata de una iniciativa mediante la cual Emvisesa facilita viviendas de su propiedad en condiciones ventajosas de alquiler para que puedan servir de apoyo a proyectos sociales de entidades que a su vez fomenten el empleo y la actividad económica, convirtiéndolas así en instrumentos de dinamización socio laboral, empresarial, económica y cultural.

El objeto del convenio es la cesión en régimen de arrendamiento por parte de Emvisesa de una vivienda calificada en régimen de alquiler. La cesión ya ha sido aprobada por parte de la Comisión de Asignación de Viviendas para Proyectos Sociales. Cuando exista disponibilidad, Emvisesa ofrecerá a CEAR una vivienda que se ajuste a las necesidades del programa a desarrollar, a cambio de una renta mensual máxima de 300 euros.

El convenio tendrá un plazo de ejecución de doce meses, prorrogables anualmente por acuerdo de ambas partes.

El Plan Municipal de Vivienda 2018-2023 prevé la cesión de 30 viviendas del parque de alquiler de Emvisesa a entidades sin ánimo de lucro y ya hemos alcanzado el 66% de dicho objetivo, gracias a las 20 viviendas cedidas durante estos últimos años. Antes de finalizar 2020 vamos a llegar a las 24 viviendas cedidas y nos gustaría superar el objetivo marcado por el PMVS, ya que los beneficios de los proyectos que desarrollan estas entidades sin ánimo de lucro compensan con creces el esfuerzo realizado por nuestra parte”, ha expresado Felipe Castro, director gerente de Emvisesa.

CEAR es una ONG española fundada en 1979 cuyos principales objetivos son defender los derechos de las personas refugiadas, apátridas o migrantes que necesitan protección internacional o se encuentran en riesgo de exclusión social. CEAR atiende a más de 30.000 personas de 120 nacionalidades cada año.

Emvisesa está apoyando esta labor en unos momentos caracterizados por la grave crisis migratoria que viene sufriendo Europa como consecuencia del importante número de desplazados que provocan la crisis económica, la pandemia de COVID-19 y los conflictos bélicos de Oriente Próximo.

En octubre de 2015 la Comisión Ejecutiva del Consejo de Administración de Emvisesa aprobó por unanimidad la cesión de un paquete de viviendas a CEAR. Emvisesa ya ha cedido un total de 6 viviendas a CEAR, con idea de facilitar la integración de familias que huyen de conflictos bélicos. La nueva vivienda, que será cedida una vez exista disponibilidad en el parque social de Emvisesa, se destinará al “Programa Integración de Asilo”.

España es una de las naciones que acoge a personas y familias que huyen de conflictos bélicos o políticos y CEAR, en cuanto organización no gubernamental especializada en la atención a estos colectivos, es una de las entidades que se hacen cargo de acogerlas y atenderlas para su efectiva integración social, dados sus recursos humanos y su experiencia. Para ello es necesario que cuenten con los medios necesarios, entre los que es básico el poder disponer de viviendas para cubrir la necesidad habitacional de dichas familias desplazadas”, ha añadido Felipe Castro, que ha finalizado diciendo que “la positiva evolución de los proyectos creados por las dieciséis entidades sin ánimo de lucro con las que trabajamos hace necesario continuar apoyándolas, con el fin de dar una oportunidad a miles de personas en riesgo de caer en un sistema marginal que nos perjudica a todos”.

El Ayuntamiento suscribe un convenio con Aturem que permite la cesión de viviendas de Emvisesa para el desarrollo de programas de inclusión social de personas con discapacidad intelectual

Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y José Luis Suárez, gerente de la asociación protectora de personas con discapacidad intelectual Aturem, han suscrito un convenio de colaboración en el marco de la Convocatoria Abierta para la Cesión del Uso de Viviendas para Entidades Orientadas a Fines Sociales y al Fomento del Empleo, creada por la empresa municipal.

La Convocatoria es una iniciativa mediante la cual Emvisesa facilita viviendas de su propiedad en condiciones ventajosas de alquiler para que puedan servir de apoyo a proyectos sociales de entidades que a su vez fomentan el empleo y la actividad económica, convirtiéndolas así en instrumentos de dinamización socio laboral, empresarial, económica y cultural.

El objeto del convenio con Aturem es la cesión en régimen de arrendamiento por parte de Emvisesa de una vivienda de su parque social. La cesión ya ha sido aprobada por parte de la Comisión de Asignación de Viviendas para Proyectos Sociales. Cuando exista disponibilidad, Emvisesa ofrecerá a Aturem una vivienda que se ajuste a las necesidades del programa a desarrollar, a cambio de una renta mensual máxima de 300 euros.

El convenio tendrá un plazo de ejecución de doce meses, prorrogables anualmente por acuerdo de ambas partes.

Emvisesa tiene treinta y ocho viviendas cedidas en condiciones ventajosas a entidades sin ánimo de lucro y nuestra previsión es alcanzar las cuarenta y dos, gracias a nuevas cesiones que se van a llevar a cabo durante las próximas semanas. Entre las entidades a las que Emvisesa ha cedido viviendas contamos con asociaciones y fundaciones que gestionan proyectos dedicados a la atención a jóvenes sevillanos en riesgo de exclusión, mujeres con especiales dificultades de acceso al mercado laboral, inmigrantes, personas desempleadas, personas con discapacidad y un amplio abanico que cubre un gran espectro de colectivos con necesidades especiales de inclusión”, según afirma Felipe Castro.

Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y José Luis Suárez, gerente de la asociación protectora de personas con discapacidad intelectual Aturem.
Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y José Luis Suárez, gerente de la asociación protectora de personas con discapacidad intelectual Aturem.

La asociación Aturem ha presentado un proyecto con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias, defendiendo su consideración como ciudadanos de pleno derecho.

Aturem tiene en marcha diversos programas centrados en el desarrollo de acciones formativas con el objetivo de mejorar las habilidades de autonomía, autocuidado, habilidades relacionadas con las tareas domésticas y habilidades sociales de personas con discapacidad intelectual. 

La positiva evolución de los proyectos creados por Aturem, la asociacion Sevillana Sindrome Asperger, la asociación Paz y Bien, la asociacion Autismo Sevilla o la asociación Down Sevilla, entre otras, hace necesario continuar en esa misma línea de apoyo a las personas con discapacidad intelectual y dificultades del desarrollo. Se trata de proyectos que generan un beneficio mucho mayor a las inversiones que requieren. El resultado son cientos de personas integradas y productivas a nivel laboral, social o afectivo, que tan sólo necesitan un poco de apoyo para lograr esa inclusión tan positiva para la sociedad sevillana”, ha expresado Felipe Castro, director gerente de Emvisesa.

Concretamente, Aturem tiene previsto desarrollar en viviendas cedidas por Emvisesa el programa Apoyo a la Vida Independiente para Personas con Discapacidad Intelectual, cuyo objetivo es facilitar el entrenamiento suficiente a personas con discapacidad para vivir en su propia casa de manera independiente, planificar su futuro y realizar proyectos de vida propios.

Se trata de que adquieran habilidades para vivir de manera independiente, lo cual hace imprescindible disponer de medios materiales, especialmente una vivienda, para cumplir con los objetivos del programa”, ha concluido Felipe Castro.