Emvisesa colabora con asociaciones sin ánimo de lucro en la atención residencial a menores tutelados en Sevilla

Emvisesa ha participado en la jornada técnica “Evolución de la atención residencial a menores tutelados en Andalucía“, organizada por la Asociación Paz y Bien.

Puede descargar el archivo (programa-pazybien.pdf) haciendo clic sobre este enlace.

Pedro González-Quevedo, director del Área de Gestión de Emvisesa, tomó parte en la mesa de debate dedicada a los programas de emancipación que facilitan la salida de los menores del sistema de protección.

El Ayuntamiento de Sevilla y Emvisesa han fortalecido enormemente los programas de colaboración con entidades sin ánimo de lucro, de manera que actualmente hay casi 40 viviendas públicas cedidas en condiciones muy ventajosas a asociaciones que trabajan en proyectos integradores con personas en riesgo de exclusión social“, expuso Pedro González-Quevedo.

Durante los últimos cuatro años se han cedido 20 viviendas, duplicando la cesión de viviendas a entidades sin ánimo de lucro (SAL) respecto al total histórico e incrementándola en más de un 300%.

13 viviendas de Emvisesa están cedidas a asociaciones que trabajan para la integración de personas con discapacidad, otras 13 para la integración de inmigrantes y refugiados; y 11 a asociaciones y fundaciones que facilitan la integración de otras personas en grave riesgo de exclusión social.
13 viviendas de Emvisesa están cedidas a asociaciones que trabajan para la integración de personas con discapacidad, otras 13 para la integración de inmigrantes y refugiados; y 11 a asociaciones y fundaciones que facilitan la integración de otras personas en grave riesgo de exclusión social.

Estas asociaciones trabajan para facilitar la integración socio laboral de personas con discapacidad intelectual o trastornos del espectro autista; inmigrantes y refugiados; y personas en riesgo grave de exclusión social, como jóvenes sevillanos sin recursos.

Muchas de las personas acogidas a nuestros programas de colaboración  han sido menores que salen del sistema de protección y necesitan un puente que facilite su completa integración. Acceden en condiciones ventajosas de alquiler a una vivienda pública y terminan por devolver a la sociedad sevillana mucho más de lo que han recibido“, afirmó Pedro González-Quevedo.

La relevancia de estas cesiones de viviendas no se encuentra tan sólo en la cantidad de viviendas, sino en las características de las entidades receptoras y en la creación de un procedimiento basado en la convocatoria pública, una figura transparente que garantiza la libre concurrencia y dota de una mayor agilidad a la tramitación de los procesos.

La presidenta de la Asociación Paz y Bien, Pepa Romero, insistió en que “la infancia merece más. Los niños y niñas del sistema de protección necesitan de la colaboración de asociaciones e instituciones públicas y privadas“.

El delegado territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Joaquín Pérez Blanes, destacó su voluntad de trabajar con los menores, sin importar su lugar de procedencia.

María José Gutiérrez, jefa del servicio de protección de menores en Sevilla, recordó que “de los 5.231 menores tutelados en Andalucía, 2.600 están en acogimiento residencial, con mayor presencia de niños“.

Una de las conclusiones principales de la Jornada fue la necesidad de solventar el gran reto que supone romper el círculo vicioso del desamparo y la pobreza.

El director del Área de Gestión insistió en la voluntad de Emvisesa de fortalecer sus programas de colaboración con entidades sin ánimo de lucro que faciliten la integración laboral, social y económica de personas en riesgo de exclusión.
El director del Área de Gestión insistió en la voluntad de Emvisesa de fortalecer sus programas de colaboración con entidades sin ánimo de lucro que faciliten la integración laboral, social y económica de personas en riesgo de exclusión.

 

 

 

 

Emvisesa entrega la tercera vivienda a la Asociación Paz y Bien en el marco del convenio para facilitar la integración de personas con discapacidad intelectual.

A las 13:30 horas del miércoles 23 de noviembre se ha producido el acto de entrega de llaves de una vivienda que Emvisesa cede a la Asociación Paz y Bien, en el marco del convenio suscrito entre ambas para facilitar la integración de personas con discapacidad intelectual.

Felipe Castro, gerente de Emvisesa, y Josefa Romero, presidenta de Paz y Bien.
Felipe Castro, gerente de Emvisesa, y Josefa Romero, presidenta de Paz y Bien.

En el acto han estado presentes Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, y Josefa Romero, presidenta de Paz y Bien.

El objeto del convenio es la cesión en régimen de arrendamiento por parte de Emvisesa a la Asociación Paz y Bien de una vivienda en las que personas con discapacidad intelectual, apoyadas por profesionales, puedan desarrollar un entrenamiento que las prepare para una vida independiente.

Esta vivienda se suma a las dos entregadas a Paz y Bien el pasado 20 de abril, en el marco del Programa Vida Autónoma Timonel, que se centra en la potenciación de habilidades para la vida diaria de personas con discapacidad intelectual. De este modo se aspira a que los participantes en el programa dejen de ser dependientes y accedan a un puesto de trabajo estable.

El plazo de ejecución del convenio es de doce meses, prorrogable anualmente por acuerdo de ambas partes. El número de viviendas cedidas podrá ampliarse también de mutuo acuerdo.

La Asociación Paz y Bien es una organización sin ánimo de lucro entre cuyos fines se encuentra la mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual. Paz y Bien presta servicio a más de 700 personas –distribuidas en 34 centros ubicados en Sevilla, Huelva y Quezaltepeque (Guatemala)-, que son atendidos por más de 340 profesionales.

Emvisesa entrega las dos primeras viviendas a la Asociación Paz y Bien para facilitar la integración de personas con discapacidad intelectual.

A las 14:00 horas del jueves 20 de abril se ha producido el acto de entrega de llaves de las dos primeras viviendas que Emvisesa cede a la Asociación Paz y Bien, en el marco del convenio suscrito entre ambas para facilitar la integración de personas con discapacidad intelectual.

En el acto han estado presentes Felipe Castro, Director Gerente de Emvisesa, y Josefa Romero, presidenta de Paz y Bien, acompañados de Jonathan y Rocío, dos de los jóvenes participantes en el proyecto.

Felipe Castro, Director Gerente de Emvisesa, y Josefa Romero, Presidenta de Paz y Bien, rodeados de Jonathan y Rocío, dos de los jóvenes participantes en el proyecto, Marco Parrado y Manuel Pérez-Cerezal, responsables de Servicios Residenciales y del Programa Timonel, respectivamente.
Felipe Castro, Director Gerente de Emvisesa, y Josefa Romero, Presidenta de Paz y Bien, flanqueados por Jonathan y Rocío, dos de los jóvenes participantes en el proyecto, Marco Parrado y Manuel Pérez-Cerezal, responsables de Servicios Residenciales y del Programa Timonel, respectivamente.

El objeto del convenio es la cesión en régimen de arrendamiento por parte de Emvisesa a la Asociación Paz y Bien de un mínimo de dos viviendas en las que personas con discapacidad intelectual, apoyadas por profesionales, puedan desarrollar un entrenamiento que las prepare para una vida independiente.

Jonathan y Rocío han recibido las llaves y los maletines con toda la documentación de las viviendas, de cuatro dormitorios y situadas en Pino Montano.
Jonathan y Rocío, dos de los primeros ocho jóvenes que vivirán en los pisos cedidos por Emvisesa a Paz y Bien, han recibido las llaves y los maletines con toda la documentación de las viviendas, de cuatro dormitorios y situadas en Pino Montano.

El Programa Timonel, de aplicación en las viviendas cedidas por Emvisesa, se centra en la potenciación de habilidades para la vida diaria, tales como el desarrollo de tareas domésticas, gestión económica, trámites burocráticos estándar y la búsqueda de un puesto de trabajo estable. De este modo se aspira a que los participantes en el programa dejen de ser dependientes.

El convenio va  a generar 4 puestos de trabajo directos de personal de apoyo y aspira a que los 8 jóvenes participantes logren acceder al mercado laboral de manera estable.

El plazo de ejecución del convenio es de doce meses, prorrogable anualmente por acuerdo de ambas partes. El número de viviendas cedidas podrá ampliarse también de mutuo acuerdo.

La Asociación Paz y Bien es una organización sin ánimo de lucro entre cuyos fines se encuentra la mejora en la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual. Paz y Bien presta servicios a más de 700 personas –distribuidas en 34 centros ubicados en Sevilla, Huelva y Quezaltepeque (Guatemala)-, que son atendidos por más de 340 profesionales.