Emvisesa, en representación del Ayuntamiento de Sevilla, recibe el diploma a la mejor actuación de carácter local en los “Premios Ciudad y Territorio Albert Serratosa” del Colegio de Ingenieros

Emvisesa ha sido finalista en la tercera edición del Premio Ciudad y Territorio Albert Serratosa, promovido por la Fundación Caminos del Colegio de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, recibiendo el diploma a la mejor actuación de carácter local por el proyecto “Ecodistrito Cerro-Amate: un plan de transformación integral“.

Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, recogió el galardón recordando a todos cuantos habían trabajado en la transformación de Regiones Devastadas en Nuevo Amate y, muy especialmente, a los trabajadores de Emvisesa y al ingeniero proyectista de Nuevo Amate Indalecio de la Lastra.

Momento en que el director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Fernando de Terán, hace entrega del diploma a Felipe Castro, director gerente de Emvisesa.

En su discurso, Felipe Castro recordó que el objetivo tras el proyecto presentado por Emvisesa y el Ayuntamiento de Sevilla es “la creación del ecodistrito Cerro-Amate, un plan de transformación integral que está minimizando el impacto ambiental, creando condiciones favorables para el desarrollo económico y el empleo, así como mejorando la educación y el bienestar social de los ciudadanos“.

Las primeras actuaciones que ya ha afrontado Emvisesa, en colaboración con otras entidades como el Ayuntaiento de Sevilla o la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla, han sido la transformación de Regiones Devastadas en Nuevo Amate y la primera fase del Plan Integral de Renovación Urbana de Tres Barrios-Amate.

Felipe Castro también recordó la importancia de la estrecha colaboración con la Delegación de Bienestar Social del Ayuntamiento de Sevilla, así como con numerosas entidades sin ánimo de lucro en una zona especialmente desfavorecida pero de enorme potencial.

Foto de familia con todos los galardonados en la tercera edición del Premio Ciudad y Territorio Albert Serratosa.

El acto de entrega de premios tuvo lugar en el auditorio Agustín de Betancourt de la ciudad de Madrid y contó con la presencia del secretario general de Infraestructuras, Julián López Milla; el presidente y el vicepresidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Juan A. Santamera y José Polimón; el secretario general del Colegio, José Javier Díez Roncero;y el presidente del Comité Técnico deCiudades, Territorio y Cultura y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio, Arcadio Gil.

El director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Fernando de Terán, ofreció una conferencia previa a la entrega del premio y quiso recalcar la importancia de la transformación de las ciudades y el territorio, que premian estos galardones.

En esta tercera edición, el Premio se ha dividido en dos categorías, según si se trataba de carácter local o de actuaciones de carácter a gran escala.

Los proyectos premiados han sido los siguientes:

ACTUACIONES DE CARÁCTER LOCAL:

•PREMIO: De las armas a las letras: reconversión del patrimonio histórico en equipamientos universitarios en el proyecto de regeneración urbana del Conjunto Histórico de Cartagena, 1999-2005 (Cartagena).

•MENCIÓN ESPECIAL: Recuperación del Caminito del Rey (Málaga)

•FINALISTAS: Ecodistrito“Sevilla. Cerro-Amate”: Un plan de transformación integral (Sevilla); Cabot: La llave de la regeneración de un barrio (Madrid); y Móstoles Ecoenergía. Desarrollo de una red de calor sostenible (Móstoles).

ACTUACIONES DE CARÁCTER GRAN ESCALA:

•PREMIO: MadridRío y soterramiento M-30. Un proyecto de Transformación Urbana de Madrid.

•FINALISTAS: Ordenación hidrológico-ambiental del río Guadiana (Badajoz); Sector de actividad económica Ca n’Alemany (Viladecans); Recuperación paisajística y ambiental de la margen izquierda de la ría del Odiel (Huelva) y Línea I del Metropolitano de Granada (Granada).

Representantes de los cuatro proyectos andaluces galardonados en los premios Ciudad y Territorio Albert Serratosa: Málaga, Sevilla, Huelva y Granada.

 Juan A. Santamera, presidente de la FUNDACIÓN CAMINOS, quiso destacar que el nacimiento de este premio surgió de la necesidad de reivindicar la labor realizada por los ingenieros de Caminos en el ámbito de la ciudad y el territorio, así como fomentar y destacar las intervenciones urbanísticas en que hayan intervenido ingenieros de Caminos. Además, puso en valor la obra del ingeniero Albert Serratosa y señaló que “con este Premio rendimos homenaje aun ingeniero de Caminos insigne que tanto hizo por la profesión y que siempre manifestó a lo largo de su dilatado magisterio que los ingenieros tenemos un compromiso social que consiste, básicamente, en construir un territorio ordenado y habitable para el hombre”.

El acto contó con la clausura del secretario general de Infraestructuras, Julián López Milla, quien alabó la calidad de los proyectos finalistas, todos ellos “enmarcados en la sostenibilidad medioambiental y económica”. Pero además puso de relieve el hecho de que detrás de todos estos proyectos hay administraciones e instituciones públicas, empresas municipales y universidades, pero también empresas privadas, “en una alianza, en una colaboración entre todo tipo de agenteseconómicosy sociales”. Esto da buena cuenta de que “todos vamos adquiriendo una mayor conciencia de los actuales retos en materia medioambiental, de sostenibilidad económico-financiera y de calidad de vida de la ciudad como eje de las actuaciones en el ámbito del territorio”, subrayó el secretario general de Infraestructuras. Según sus palabras, desde el Ministerio de Fomento, “la mejora de la movilidad y el reto de cambio climático son considerados pilares de la política del departamento”.

Coincidiendo con la celebración de la COP25, “Fomento quiere dejar patente su compromiso con los objetivos que persigue la conferencia las Naciones Unidas”. Para concluir, señaló que “entendemos la movilidad como un derecho cuyos ejes son la sostenibilidad, la seguridad y la conexión”. Y añadió que la tendencia no puede ser otra: “Esta complementariedady búsqueda de sinergias entre administraciones públicas para obtener mejoras en la calidad de vida de los ciudadanos”.

El Ayuntamiento de Sevilla fortalece su apuesta por la prevención, mediación y resolución de conflictos vecinales en las promociones de viviendas protegidas de Emvisesa

Emvisesa cuenta, desde finales del pasado mes de junio de 2016, con un servicio de mediación e intervención externa en comunidades vecinales de su parque de viviendas protegidas en alquiler. Dicho servicio sirve de apoyo al trabajo de las profesionales de la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda (OMDV) de la avenida de San Jerónimo.

Ahora, la empresa pública de la vivienda amplía los recursos humanos y materiales dedicados a la mediación y resolución de conflictos incrementando la plantilla de profesionales, que ya estaba compuesta por un psicólogo, un trabajador social, dos educadores y un experto en psicoterapias, con dos psicólogos más (dedicados al trabajo con menores y al comunitario, respectivamente). También se incrementa el número de horas dedicadas al programa de resolución de conflictos. Dicha ampliación hará posible que 7 especialistas con experiencia de la Asociación Ponte colaboren con las 8 técnicas de la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda, disponiendo un total de 15 personas para fortalecer el trabajo de la OMDV.

Vídeo de la Asociación Ponte sobre el trabajo desarrollado en la OMDV:

También se refuerza “Mi territorio, un espacio compartido“, un proyecto enfocado hacia los institutos de las zonas de Sevilla donde existen viviendas protegidas de Emvisesa. Se trata de una acción formativa promovida por el Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, para difundir las normas básicas de convivencia que deben respetarse en las comunidades de viviendas protegidas. Este año se ampliarán los centros de enseñanza secundaria donde se imparten los talleres a todos los barrios próximos a viviendas del parque público municipal.

"Mi territorio, un espacio compartido" es una acción formativa promovida por el Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, para difundir en centros de secundaria las normas básicas de convivencia que deben respetarse en las comunidades de viviendas protegidas municipales.
“Mi territorio, un espacio compartido” es una acción formativa promovida por el Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa, e impartida por la Asociación Ponte para difundir en centros de secundaria las normas básicas de convivencia que deben respetarse en las comunidades de viviendas protegidas municipales.

Con la prestación de este servicio, Emvisesa dota a la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda (OMDV) de una herramienta eficaz para la resolución extrajudicial de conflictos que afectan a la pacífica convivencia de las comunidades vecinales, conformadas por viviendas en alquiler de la empresa pública de la vivienda de Sevilla.

En el marco del Plan Municipal para el Acceso a una Vivienda Digna, y reforzada por el Plan Municipal de Vivienda de Sevilla, el Ayuntamiento de Sevilla creó la OMDV el pasado 31 de mayo de 2016.

Durante tres años de existencia, la Oficina Municipal por el Derecho a la Vivienda atendido a miles de familias con dudas y problemas relacionados con el alojamiento, llegando a tramitar 1.200 expedientes que implicaban riesgo de pérdida del hogar. Semestralmente la OMDV presenta un informe público que recoge su actividad.

La OMDV también ha trabajado intensamente con los problemas de convivencia existentes en las comunidades de inquilinos de viviendas protegidas propiedad de Emvisesa, abriendo más de 320 expedientes. En dicha tarea ha contado con el apoyo y la experiencia de este servicio externo de profesionales.

Felipe Castro, director gerente de Emvisesa, habla sobre el Protocolo de Convivencia aplicado por la OMDV:

El Protocolo de Convivencia se aplica en las viviendas del parque de alquiler de Emvisesa, que no ha dejado de crecer estos cuatro últimos años y ya se aproxima a las 3.000 viviendas. El Protocolo de Convivencia ha ido creciendo y garantizando la cohabitación pacífica, el acatamiento de las obligaciones establecidas en los contratos de arrendamiento, el cumplimiento de la normativa de vivienda protegida y la protección a los vecinos perjudicados por actuaciones incívicas de otros inquilinos.

La OMDV es quien coordina y optimiza la experiencia de 7 profesionales externos especializados en la resolución de conflictos, el refuerzo de las relaciones entre personas y el auspicio del bienestar social, mediante la creación de estrategias y la explotación de habilidades para prevenir, mediar y remediar.