Metodología del sorteo de 7 de mayo para adjudicar 21 viviendas de Emvisesa en régimen de alquiler situadas en Pino Montano, Torrelaguna y Polígono Aeropuerto

Emvisesa 8 de mayo de 2020

ANTECEDENTES

Emvisesa abrió el 21 de febrero de 2020 una convocatoria pública para adjudicar 18 viviendas protegidas en alquiler.

La convocatoria permaneció abierta entre el 21 de febrero y el 6 de marzo. Por primera vez, las personas interesadas en participar en la convocatoria de adjudicación de estas viviendas pudieron presentar su solicitud digitalmente a través del sitio web emvisesa.org, sin necesidad de desplazarse.

La convocatoria especificaba que las viviendas se adjudicarían a través de 2 cupos excluyentes entre sí:

1-Cupo destinado a menores de 35 años. Para este cupo se reservaron un total de 9 viviendas:

  • Dos viviendas de 2 dormitorios en la manzana MA.3.1. Polígono Aeropuerto (Sevilla Este).
  • Una vivienda de 2 dormitorios en la manzana P6 de Pino Montano.
  • Una vivienda de 2 dormitorios, y cinco de 3 dormitorios en Torreblanca, manzanas S3 y S6 de Torrelaguna.

2-Cupo general. Para este cupo se reservaron un total de 9 viviendas:

  • Una vivienda de 3 dormitorios en la manzana MA.3.1. Polígono Aeropuerto (Sevilla Este).
  • Tres viviendas de 3 dormitorios en la manzana P6 de Pino Montano.
  • Cinco viviendas de 3 dormitorios en Torreblanca, manzanas S3 y S6 de Torrelaguna.

Además de los cupos, las zonas también constituían una elección excluyente. Es decir, un solicitante pudo seleccionar un sólo cupo (general o menor de 35 años) y una sola zona (Sevilla Este, Torrelaguna o Pino Montano).

El 10 de marzo se publicaron las listas provisionales de admitidos y excluidos. Se recibieron un total de 3.444 solicitudes, 3.438 de las cuales fueron admitidas y 6 provisionalmente excluidas. El 99,22% de las solicitudes recibidas habían hecho uso de la opción telemática. Emvisesa dio un plazo de alegaciones que finalizaba el viernes 13 de marzo de 2020 a las 14:30 horas.

 

El 14 de abril Emvisesa publicó la lista definitiva de admitidos y excluidos. Las listas recogían a 3.440 admitidos con las cuatro últimas cifras y la letra del DNI o documento de identificación personal de cada solicitante, así como las iniciales de sus apellidos y nombre, y el cupo y zona de su elección. Junto a estos datos aparecía un número adjudicado aleatoriamente mediante un programa informático con la finalidad de que pudieran participar en el sorteo ante notario cuyo método y día de celebración sería anunciado en el sitio web de Emvisesa.

El 5 de mayo Emvisesa anunció la celebración de seis sorteos ante notario que determinarían el orden de prelación con el que posteriormente se citaría a los solicitantes para la reserva de las viviendas, hasta que no quedase ninguna vacante. Los sorteos tendrían lugar el jueves 7 de mayo a partir de las 9:00 horas, serían ante notario y retransmitidos en directo mediante el Canal de YouTube del Ayuntamiento de Sevilla. También se anunció que la previsión de Emvisesa se había cumplido y, tal y como contemplaban las bases, habían quedado vacantes 3 viviendas de similares características en las mismas promociones, las cuales incrementaron las 18 viviendas inicialmente previstas para esta Convocatoria hasta un total de 21 viviendas. El total de solicitudes admitidas ascendió a las 3.440 publicadas en la lista definitiva.

 

El jueves 7 de mayo se celebró el sorteo ante notario, retransmitiéndolo en el canal del Ayuntamiento de Sevilla en YouTube de forma clara y sin ningún tipo de edición ni corte en la retransmisión.

METODOLOGÍA

Por una cuestión de claridad ya se había anunciado el día 5 de mayo que en lugar de un único sorteo se celebrarían seis sorteos, uno para cada uno de los grupos excluyentes a los que optaban los 3.440 participantes:

  1. Torrelaguna Menores de 35.
  2. Torrelaguna Cupo General.
  3. Pino Montano Menores de 35.
  4. Pino Montano Cupo General.
  5. Polígono Aeropuerto Menores de 35.
  6. Polígono Aeropuerto Cupo General.

 

El programa informático que “introduce a los solicitantes en su correspondiente bombo” funciona insertando números correlativos a partir del 1. Por ejemplo, en el caso del grupo “Torrelaguna Menores de 35 años”, el programa introdujo números desde el 1 hasta el 122, que son los solicitantes que hubo para ese grupo concreto. Cuando se hace un único sorteo con todos los grupos mezclados e introducidos en un único “bombo”, ese sistema hace que coincidan los números aleatorios otorgados por Emvisesa a cada participante con los números que el programa introduce en el “bombo”.

 

Sin embargo, al realizar seis sorteos separados con seis diferentes bombos virtuales, este sistema hace que la dinámica sea otra. Si se hubieran introducido en el bombo “Torrelaguna Menores de 35” directamente los números aleatorios, estos hubieran sido el 40, el 42, el 64, el 81…hasta llegar al 3.431, tal y como se puede ver en los listados publicados por Emvisesa en su web. Hay saltos entre los números porque esos “huecos” (del 1 al 39; el 41; del 43 al 63…) corresponden a personas que solicitaron opciones distintas a “Torrelaguna Menores de 35 años”; no debían estar en ese “bombo” porque pertenecían al cupo general o habían seleccionado otra zona.

 

Se podía haber usado un sistema que introdujese esos números concretos (40,42,64,81…) pero no se hizo y se optó por otro sistema que introdujo números que hacen referencia al ordinal. A nivel práctico, se introdujo en ese “bombo” el número 1 que se refiere al PRIMER número aleatorio que solicitó “Torrelaguna Menores de 35”, es decir, el número aleatorio 40. El número 2, que se refiere al SEGUNDO número aleatorio que solicitó “Torrelaguna Menores de 35”, es decir, el número aleatorio 42. Y así hasta llegar al 122, que se corresponde con el número aleatorio 3.431, el último que solicitó dicho cupo.

Todos los solicitantes estuvieron representados en su cupo de elección correspondiente y con las mismas posibilidades que en un único sorteo. El motivo por el que en la sucesión de números antes de detener el sorteo no se veían números “altos” es porque no estaban introducidos los números aleatorios sino sus ordinales. No estaba el número 3.431 sino el 122, que correspondía al centésimo vigésimo segundo solicitante de “Torrelaguna Menores de 35 años”, es decir, el solicitante al que se le adjudicó el número aleatorio 3.431. En ese bombo virtual al que nos venimos refiriendo no estaba el 3.431, sino su representante ordinal, el 122.

QUEJAS Y SUGERENCIAS

Tras las quejas y sugerencias recibidas, entendemos que el método, siendo justo y transparente, no ha sido lo suficientemente claro y sencillo. Por ello, en los próximos sorteos se optará por separar desde el principio las listas de solicitantes en sus correspondientes cupos y repetir el sistema que habitualmente venía usando Emvisesa, con la particularidad de simplemente separar las listas desde el principio. De tal modo que habrá varios números 1, varios números 2, varios números 3…pero cada uno participará en su sorteo particular. Es decir, en un caso como el que nos ocupa, se habrían publicado 6 listas independientes con personas a las que se adjudicaría un número aleatorio único para ese sorteo en concreto. Para el cupo “Torrelaguna Menores de 35” hubiera existido una lista con números aleatorios entre el 1 y el 122. Para el cupo “Pino Montano Cupo General”, una lista con 920 números aleatorios entre el 1 y el 920. Y así sucesivamente. Y se celebrarían 6 sorteos eligiendo en cada uno de ellos el número aleatorio que ordenará su lista particular.

 

Emvisesa lamenta la confusión creada, toma nota de las quejas y sugerencias y, tal y como se ha explicado, optimizará el sistema para futuras convocatorias.

 

Emvisesa 8 de mayo de 2020

Emvisesa como ejemplo de implementación de la metodología BIM en la Administración Pública

Emvisesa ha participado como ponente en la Jornada “Implantación de la metodología BIM“. La Jornada, celebrada en el salón de actos del Colegio de Arquitectos de Sevilla, está enmarcada en BIMtour, un ciclo nacional de presentaciones sobre lo que conlleva la implantación de la metodología BIM en el sector de la construcción y cómo afecta a cada uno de sus agentes.

El objetivo de la Jornada fue acercar la metodología BIM a los profesionales, las empresas y las instituciones asistentes para que conozcan las claves que les ayuden a crear un plan estructurado para la integración del BIM en sus proyectos y procesos en cualquier fase del ciclo de una construcción, y hacerlos más competitivos, rentables y productivos, gracias al trabajo con esta metodología y sus tecnologías.

BIM es el acrónimo de Building Information Modeling  y consiste en una metodología de trabajo colaborativa para la creación y gestión de proyectos de construcción que permite centralizar toda la información en un modelo de información digital en el que pueden intervenir múltiples agentes.

El uso de BIM va más allá de las fases de diseño, abarcando la ejecución del proyecto y extendiéndose a lo largo del ciclo de vida del edificio, permitiendo la gestión del mismo y reduciendo los costes de operación.

Por tanto, más que con el modelado, BIM tiene que ver con la gestión de la información. BIM no es un software sino un método de trabajo que se ajusta muy bien a las necesidades de administradores de fincas y empresas gestoras de amplios parques de viviendas.

En la Directiva sobre contratación pública de la Unión Europea se recoge que todos los Estados miembros de la UE deben fomentar, precisar o imponer el uso de sistemas digitales en sus procesos de diseño y licitación de proyectos y obras  para proyectos de construcción y de edificación financiados con fondos públicos en la Unión Europea.

Emvisesa realizó una presentación denominada “Implantación BIM en la Administración Pública: Emvisesa como caso de estudio“. El coordinador del Área Técnica de Emvisesa, Manuel Burgos, expuso la hoja de ruta, así como casos prácticos que captaron gran interés por parte de los asistentes a la Jornada.

En 2017 la gerencia de Emvisesa dio las instrucciones pertinentes para adaptar la Empresa Municipal de la Vivienda a las nuevas metodologías que se estaban implantando en resto del mundo, siguiendo la directrices de la Comisión BIM, que proponía en su hoja de ruta la obligatoriedad del uso de la metodología BIM  en las licitaciones públicas, estableciendo como límite el 17 de diciembre de 2018“- afirmó Manuel Burgos.

El plan de implantación de la metodología BIM en Emvisesa ha tenido una triple vertiente:

  1. Contratación de personal técnico con conocimientos de la metodología BIM.
  2. Tecnología: adquisición de equipo informático y licencias necesarias.
  3. Plan de formación para los empleados de Emvisesa.

Los objetivos que perseguimos con la implantación de BIM son aumentar la calidad de nuestros proyectos, reducir los costes y optimizar el mantenimiento de un parque de 2.795 viviendas en alquiler“, expresó el coordinador del Área Técnica de Emvisesa.

Manuel Burgos, coordinador del Área Técnica de Emvisesa, en un momento de la presentación sobre la implantación de la metodología BIM en Emvisesa.
Manuel Burgos, coordinador del Área Técnica de Emvisesa, en un momento de la presentación sobre la implantación de la metodología BIM en Emvisesa.

Posteriormente se presentaron los 4 proyectos en los que Emvisesa se encuentra ya trabajando con la metodología BIM:

  • Rehabilitación y transformación de las Naves de la Renfe en el centro de emprendimiento e innovación tecnológica Sevilla Futura.
Interior de las Naves de Renfe.
Interior de las Naves de Renfe tras las tareas de limpieza.
  • 83 viviendas protegidas en régimen de venta (con un precio limitado) en la zona de Cisneo Alto, en el Distrito Macarena. Este proyecto contempla 40 viviendas de tres dormitorios, 36 de cuatro dormitorios y 7 de dos dormitorios, además de 6 locales comerciales, plazas de aparcamiento, trasteros, un local de ocio comunitario, patio ajardinado y azoteas verdes. El precio de venta de esta promoción pública estará de entre los 99.000 y 144.000 euros y la inversión requerida alcanza los 11.606.655 euros.
Imagen virtual de la promoción de Emvisesa en Cisneo Alto.
  • Rehabilitación de un edificio en mal estado en la confluencia de las calles García Ramos y Mendoza Ríos del barrio de San Vicente, en el Distrito Casco Antiguo, para dar lugar a 50 plazas de alojamiento en coliving. Es una apuesta por la innovación social aplicada a la vivienda pública, a partir de un modelo que prioriza la convivencia entre personas mayores y jóvenes y personal universitario. El proyecto incluye zonas de uso comunitario como bibliotecas, salas de estudio o de informática. El precio mensual estimado estará entre 98 y 145 euros y la inversión ascenderá a 1.247.000 euros.
Imagen virtual del proyecto de 50 alojamientos en García Ramos.
  • Tres viviendas protegidas para régimen de alquiler en la calle Sol, en el Distrito Casco Antiguo. Se trata de una vivienda en planta baja (dos dormitorios y 56 metros cuadrados), y dos del tipo dúplex en la primera y segunda planta (con tres dormitorios y 76 y 73 metros cuadrados, respectivamente). Las 3 viviendas irán destinadas a familias con unos ingresos de hasta 3,5 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). El precio de alquiler será de entre los 284 y 389 euros mensuales. La inversión municipal para este proyecto asciende a 250.000 euros.

Además de estos proyectos desarrollados con personal propio, Emvisesa está resolviendo la convocatoria de un concurso público de ideas, que supone otro paso en la recuperación de nuevas promociones de viviendas protegidas en Sevilla.

El concurso, que contempla el uso de la metodología BIM,  pretende servir de inspiración de nuevos modelos enmarcados en el concepto de vivienda evolutiva, que permitan a Emvisesa promover pisos que puedan adaptarse a las necesidades de sus inquilinos y propietarios en cada momento.  Dado que el 57% de los incritos en el Registro Público de Demandantes de Viviendas Protegidas de Sevilla son jóvenes menores de 35 años, cuyas necesidades de espacio y distribución cambiarán durante los próximos años,  una vivienda capaz de alterar su distribución y espacio habitable resulta una solución interesante.

Las 628 viviendas objeto del consurso de proyectos están muy repartidas en hasta 6 distritos de Sevilla: Cerro-Amate, Bellavista-La Palmera, Macarena, Este-Alcosa-Torreblanca, Norte y San Pablo-Sata Justa.

El presupuesto de licitación del contrato asciende a 3.214.270 euros (IVA incluido) y, además, se establecen un máximo de 3 premios de 3.000 euros por cada una de las promociones para los ganadores, así como hasta 3 accésits de 2.000 euros a repartir entre las propuestas presentadas que no resultan ganadoras. El jurado ya se encuentra valorando las 101 propuestas recibidas y en breve fallará los resultados, con el objetivo de que este mismo año ya puedan arrancar las primeras obras.

Al amparo de la Estrategia de apliación urgente del parque de viviendas protegidas así como del nuevo Plan de Vivienda, Emvisesa va a promover o rehabilitar 1.080 viviendas protegidas, de las que estas 628 VPO forman parte. 275 de estas 628 viviendas, un 44%, se adjudicarán en venta; mientras que se prioriza el alquiler en las 353 restantes (56%). La oferta se ajusta a las preferencias expresadas por los demandantes inscritos en el Registro Público Municipal y permite a Emvisesa equilibrar su balance económico y financiar más alquiler gracias a las promociones en venta.