Emvisesa ejecuta obras de reforma de las viviendas afectadas por un incendio en un edificio de Nuevo Amate con 180.000 euros que son compatibles con la residencia de la mayoría de los inquilinos

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emvisesa en coordinación con la empresa aseguradora del inmueble, está ejecutando obras de adecuación y reformas de las viviendas en régimen de alquiler afectadas por el humo del incendio en un edificio propiedad de la empresa municipal en Nuevo Amate (Distrito Cerro-Amate). Estas actuaciones, que se iniciaron el mismo día del suceso, ocurrido el pasado 8 de agosto, se prevé que finalicen la semana que viene, a excepción de las viviendas de la planta baja, que requieren una reforma integral puesto que fueron las más perjudicadas por el incendio, y son compatibles con la presencia de los vecinos en sus viviendas, a excepción de las tres familias que residen en la planta baja.  En conjunto, tendrán un coste estimado en 180.000 euros.

Tras la rápida actuación de los bomberos y gracias también a las protecciones contra incendios del edificio de Emvisesa (en la Carlos García Oviedo, 12), se pudo evacuar con rapidez a los inquilinos de las 44 viviendas que componen el bloque sin que se produjeran daños personales. A día de hoy, continúa la investigación para determinar las causas del origen del fuego en el cuarto de contadores eléctricos. El fuego no alcanzó a las viviendas, que sí se vieron afectadas por el humo, en especial las 18 más cercanas al foco del incendio.

Emvisesa y la Unidad municipal de Emergencias sociales y Exclusión Social (UMIES) del Ayuntamiento de Sevilla comenzaron a trabajar de inmediato en la reparación de las viviendas y el realojo de las 44 familias que habitan este edificio. La noche del propio lunes 8, la UMIES ofreció alojamientos transitorios y el martes Emvisesa puso a disposición de los afectados tres hoteles y apartahoteles. En esta misma jornada, se realojó a 18 familias y las 26 restantes decidieron permanecer en sus domicilios por no hallarse muy afectados y ser declarados seguros por parte de Bomberos o buscaron alternativas habitacionales por sus propios medios. Esos vecinos afectados pasaron una media de 3 días realojados antes de poder regresar a sus hogares.

El mismo día del incendio no se pudo trabajar en el edificio a instancias de los bomberos, que establecieron un plazo de seguridad para facilitar la bajada de temperatura y la evacuación de humos. Emvisesa colocó placas de protección en cuanto los bomberos concluyeron su trabajo en la noche del lunes y, el martes, contrató vigilancia privada para proteger los bienes de los inquilinos realojados.

Emvisesa logró restablecer el suministro de agua el martes día 9, menos de 24 horas después de que se produjese el incendio, y el de electricidad el jueves 11 de agosto. El mismo martes se comenzó a reparar las viviendas afectadas. En concreto, los trabajos consisten en limpieza, pintura, reparación de instalaciones eléctricas, de saneamiento, de telecomunicaciones y fontanería (cuando procede, ya que la mayor parte de desperfectos son provocados por el humo), así como abrillantado de suelos.

Todos los vecinos han regresado a su hogar con la excepción de los tres inquilinos cuyas viviendas quedaron más afectadas, cuyo retorno está previsto las próximas semanas, una vez hayan concluido las tareas de investigación y se pueda trabajar en las viviendas. La seguridad y salubridad de las viviendas están garantizadas. Existe una doble protección de las viviendas, ya que al seguro propio de Emvisesa para cubrir instalaciones y zonas comunes, se suma el seguro obligatorio que, por contrato, cada inquilino debe tener para proteger sus enseres.

En tres días se devolvieron las condiciones de habitabilidad a la mayoría de las viviendas. Se ha actuado, pues, con la máxima diligencia y rapidez, tanto en la evacuación y extinción del incendio como en el realojo de los inquilinos que lo necesitaron y en la reparación de las viviendas, evidenciando el compromiso de Emvisesa con los inquilinos de sus viviendas y la capacidad de respuesta de los servicios municipales y, además, demuestra con hechos el valor de la función social imprimida por este equipo de gobierno municipal a su parque municipal de viviendas”, según ha explicado el delegado de Hábitat Urbano y Cohesión Social y presidente de Emvisesa, Juan Manuel Flores.