Un matrimonio con problemas de movilidad cambia su piso cárcel por una vivienda adecuada a sus necesidades gracias al “Programa de permuta con realojo simultáneo” de Emvisesa

Francisca Robles (57 años) y Fernando Gómez (60 años) son un matrimonio que adquirió una vivienda en la barriada de Los Príncipes en 1981. Con apenas 20 años y ningún problema de movilidad, una cuarta planta sin ascensor no anticipaba ningún inconveniente.

Sin embargo, treinta años después comenzaron unos problemas de rodilla, cadera y extremidades inferiores que desembocaron en la invalidez absoluta de Francisca. Cualquier desplazamiento que implicase bajar cuatro plantas de escaleras resultaba inviable y los incipientes problemas de espalda de Fernando convirtieron su hogar en un piso cárcel y la situación en insostenible.

Hace cinco años, el matrimonio y la hija que convive con ellos no tuvo más remedio que abandonar su vivienda en un cuarto piso sin ascensor y trasladarse a casa de otra de sus hijas en Camas. La vida del matrimonio y, muy especialmente, de sus hijas se transformó por completo.

Tras un lustro de inquietud por la posibilidad de una ocupación ilegal y por poseer una vivienda vacía que podría servir de hogar a una familia, Francisco tuvo conocimiento del Programa de captación de viviendas vacías de Emvisesa.

Me convenció la idea de que mi vivienda vacía fuera a parar a manos de alguien que de verdad la necesitara, al tiempo que recibíamos una compensación y el compromiso de poder recuperar la vivienda en un futuro”, afirma Fernando. “Una vez en Emvisesa, un joven del Servicio de Atención al Ciudadano escuchó nuestra historia y nos habló de la posibilidad de participar en el Programa de permuta con realojo simultáneo. Gracias a este programa, podríamos vender nuestra vivienda vacía a Emvisesa y trasladarnos de casa de mi hija a un piso con ascensor, adaptado a nuestras necesidades, donde mi otra hija volvería a su entorno y todo ello abonando un alquiler asequible”.

Tras los correspondientes trámites administrativos, que han concluido con la firma de escrituras ante notario; Fernando, Francisca y su hija se mudan a una vivienda de 70 metros cuadrados útiles en Pino Montano, en una promoción construida en 2008, con ascensor, plaza de garaje y próxima a su barrio de siempre, Los Príncipes.

La nueva vivienda de Francisca y Fernando en Pino Montano dispone de 70 metros cuadrados útiles en una promoción construida en 2008, con ascensor y plaza de garaje.

Ahora que conocemos Emvisesa, tengo que decir que estamos sorprendidos y encantados con la forma de trabajar de la empresa municipal. Nos han tratado estupendamente y, de hecho, estamos recomendando el Programa de permutas a todos nuestros vecinos. Nos han comprado la vivienda a muy buen precio y nos han dado una vivienda en alquiler con todas las garantías y unas calidades que están muy bien. Emvisesa nos ha dado calidad de vida. También hemos descubierto un amplio abanico de ayudas y programas para diferentes grupos con diversas necesidades, desde personas con precariedad económica a divorciados, pasando por problemas de accesibilidad o convivencia. Están trabajando muy bien”, ha declarado Francisca.

Francisca recibe las llaves y la documentación de su nueva vivienda de manos de Felipe Castro, director gerente de Emvisesa.

Emvisesa ha captado o recuperado en estos últimos cuatro años 255 viviendas vacías y ha facilitado 18 permutas en el marco de sus diferentes programas. Estas permutas han permitido disfrutar de una vivienda adaptada a sus necesidades a personas con problemas de accesibilidad, de dependencia, de salud o de convivencia.

La captación de viviendas vacías gracias a los diferentes programas puestos en funcionamiento por Emvisesa va un 35% por delante del objetivo marcado en el Plan Municipal de la Vivienda de Sevilla.

Viviendas